Jueves 21/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El Confidencial Autonómico

Alberto de Mónaco no podrá visitar las cuevas de Altamira que Revilla prometió mostrar a Obama. El príncipe monegasco visitará Santander en septiembre atraído por el arte rupestre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El primer visitante de las cuevas de Altamira, después de ocho años 'cerradas' al público, no será Alberto de Mónaco. El príncipe monegasco ha enviado una petición formal al Gobierno de Cantabria para hacer un recorrido por los yacimientos prehistóricos de la región, aunque no podrá disfrutar de todos. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el viaje de Alberto de Mónaco a la comunidad autónoma empezó a gestarse en la inauguración de una exposición que el Gobierno de Revilla ha instalado en Santander sobre el arte subterráneo cántabro y su divulgación gracias a importantes mecenas, como en su día lo fue Alberto I, tatarabuelo del actual jefe del Estado monegasco. "A la muestra acudieron representantes del Principado, que contaron maravillas del proyecto cuando regresaron a sus casas", explica una voz autorizada del Ejecutivo autonómico. La misma fuente, consultada por este diario, añade: "Las buenas referencias llegaron a oídos del Príncipe de Mónaco, que ha decidido venir hasta aquí al ser un gran enamorado del arte rupestre". Desde el Gobierno de Cantabria confirman a ECA que "la carta procedente del Principado llegó a principios de este mes informando que Alberto II viajará a nuestra región con el objetivo de conocer las cuevas que ayudó a potenciar su tatarabuelo". En la misiva, el heredero de Rainiero I mostraba especial interés en contemplar las pinturas realizadas hace siglos sobre la roca. Sin embargo, el sueño de visitar las cuevas de Altamira tendrá que esperar: "Es cierto que el Patronato ha permitido su reapertura, pero no debemos precipitarnos", explica una persona muy cercana a Miguel Ángel Revilla. Estas declaraciones contrastan con las que el propio presidente de Cantabria pronunció en junio de este año, tras conocerse que los yacimientos prehistóricos podían volver a ser visitados. En esa ocasión, Revilla aseguró que pediría a Barack Obama que las visite "cuando tenga un hueco en la agenda". Pese a este condicionante, el dirigente autonómico se ha mostrado muy solícito con Alberto de Mónaco en la carta de respuesta que ha redactado este martes. En la misiva, el regionalista le anima a celebrar un acto oficial conjunto e invita a Cantabria a su prometida, Charlene Wittstock.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·