Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El Confidencial Autonómico

Barreda utilizará el Plan de Emergencias de Yebra y Villar de Cañas para obstaculizar su candidatura al ATC. Industria tendrá que actualizar los Informes de Riesgos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La postura del Gobierno de Castilla-La Mancha sobre el ATC ha estado clara desde el primer momento, y ha provocado más de un quebradero de cabeza a José María Barreda. Pero ya ha ejecutado el 'as' que tiene en su manga: Los dos candidatos, Yebra y Villar de Cañas, acaban de ser incluidos en el Plan de Emergencias por inundaciones que acaba de presentar la Junta, obligando a Industria a actualizar los informes de riesgos. A Barreda, que ha mostrado a todos los niveles su rechazo visceral a que el cementerio nuclear sea instalado en su Comunidad, poco le faltaba ya que argumentar contra la solicitud de Yebra y Villar de Cañas. Anteriores intentos de desestabilizar la candidatura llevaron como protagonistas las fallas activas de la zona y los desprendimientos de tierra. Pero no fueron suficientes. Ahora, inundaciones. La consejera de Administraciones Públicas y Justicia, Magdalena Valerio confirmaba esta semana que las localidades de Yebra (Guadalajara) y Villar de Cañas (Cuenca), cuyos ayuntamientos han solicitado la instalación en sus términos municipales del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, figuran como lugares de riesgo en el Plan Especial ante el Riesgo por Inundaciones de Castilla-La Mancha. En concreto, la localidad de Yebra figura entre los municipios a los que se califica en el segundo máximo nivel de riesgo por inundaciones, y ya en 1995 sufrió, junto a Almoguera, los efectos de una riada que causó el fallecimiento de once personas e importantes daños materiales. Por su parte, la localidad conquense Villar de Cañas está incluida en el grupo con el tercer mayor nivel de riesgo por inundaciones. Según fuentes del Ministerio de Industria, consultadas por El Confidencial Autonómico, esta situación obliga al gabinete que dirige Miguel Sebastián a incluir está denominación de "zona de riesgo" en el informe de evaluación de ambos municipios. El riesgo de inundaciones no está considerado criterio de exclusión para el concurso del ATC. Sólo lo son estar en la zona de influencia de un parque natural o un parque nacional, o cualquier otra zona que esté incluida dentro de la Red Europea Natura 2000. Sin embargo, el hecho de que la zona sea 'potencialmente peligrosa' por riesgo de sufrir cualquier percance relacionado con la meteorología resta puntos a la candidatura. Industria, en su deliberación, tendrá en cuenta cualquier posible incidencia que complique las labores del futuro centro. Y el hecho de que esté contemplada oficialmente como zona peligrosa, "será un hándicap para estos municipios" sentencian desde Industria. Pero el temor va más allá. En el gabinete de Miguel Sebastián se baraja la posibilidad de que otras comunidades autónomas candidatas a albergar el cementerio nuclear tomen ejemplo de Castilla-La Mancha e incluyan a sus municipios en algún tipo de estudio o plan de protección civil para restar puntos a la candidatura. En Extremadura, Fernández Vara también ha rechazado el ATC, aunque como ya publicó ECA, el presidente extremeño ya sabe que Industria no elegirá a Albalá como emplazamiento -vea aquí la noticia-. En Castilla y León, el apoyo institucional depende de la moratoria a la central nuclear de Santa María de Garoña. Y en Cataluña, Montilla deberá enfrentarse a la radical oposición de los grupos que conforman el tripartito. Todos mueven fichas para que no les caiga el 'muerto' del cementerio nuclear. Vea aquí el Informe de Riesgos elaborado por el Ministerio de Industria para Villar de Cañas y Yebra