Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El Confidencial Autonómico

El pueblo de Garoña recibirá en cuatro años 950 millones de euros. Zorita, en el mismo periodo, ha recibido 8

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 19 de noviembre, el ministro de Política Territorial, Manuel Cháves, presentó el 'Plan Garoña' para la reindustrialización de la zona afectada por el cierre de la central nuclear en 2013. El vicepresidente tercero anunció que el Gobierno se gastará en este proyecto un total de 950 millones de euros, una cifra muy superior a la invertida por el ejecutivo en Zorita, cuyo ayuntamiento sólo ha recibido 8 millones desde 2006. Tal y como adelantó El Confidencial Autonómico -véalo aquí-, Chaves presentó este Plan de Dinamización Económica y de Medidas para el Empleo cinco meses después de que el Gobierno decidiera cerrar la central de Garoña a mediados de 2013. Después de conocer esta decisión, el ayuntamiento de Almonacid de Zorita, localidad alcarreña que se vio más afectada por el cierre de la planta de José Cabrera en Guadalajara en 2006, solicitó al ministro de Industria, Miguel Sebastián, que su pueblo recibiera el mismo trato que Garoña, pero su petición no ha obtenido respuesta. "Aquí, el proyecto más parecido al 'Plan Garoña' fue el 'Pacto de Zorita', firmado por nosotros, el Gobierno central, el Gobierno autonómico, y la Diputación", explica a este confidencial una voz autorizada del consistorio alcarreño, que añade: "en el acuerdo, que incluía un proyecto de reindustrialización, las tres administraciones se comprometían a indemnizarnos con dos millones anuales, más el IPC, cada una". Sin embargo, según ha podido saber ECA, la mayoría de las intenciones de este tratado han caído en saco roto. "No ha habido ningún intento de reindustrialización, el Gobierno autonómico ha dejado de pagar algunos años y de la Diputación todavía esperamos el primer ingreso de 2006". Ante esta falta de apoyos por parte de las distintas instituciones, el ayuntamiento de Almonacid de Zorita se planteó la construcción de una nueva central nuclear: "No existían trabas legales que nos lo impidieran llevar a cabo el proyecto, que llevaba por nombre Zorita II, y por eso hablamos con diferentes empresas para que invirtieran en la iniciativa". No obstante, la idea jamás se llevó a cabo: "existe una moratoria nuclear, aprobada durante el gobierno de Felipe González, que afirma que el Ejecutivo no apoyará económicamente nuevos proyectos nucleares en la misma zona, por lo que ninguna compañía quiso invertir en el proyecto".