Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El Confidencial Autonómico

La salud de Miguel Ángel Revilla no preocupa en la dirección del Partido Regionalista: no habrá Congreso extraordinario, ni se prepara una candidatura paralela

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada, el presidente de Cantabria y secretario general del Partido Regionalista (PRC), anunció en los medios su decisión de no presentarse a las elecciones autonómicas de 2011 si continuaban sus problemas con el riñón. Estas palabras, sin embargo, no han tenido ninguna respuesta por parte de la dirección del partido, que confía en la recuperación de su líder. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, en el Partido Regionalista nadie duda de la recuperación de Miguel Ángel Revilla. El dirigente autonómico ha eludido el quirófano y sólo debe realizarse unos chequeos para comprobar que el problema crónico que tiene en el riñón no le impida estar al cien por cien al frente del Gobierno cántabro y en la carrera electoral del año próximo. "Nuestro único candidato para las autonómicas de 2011 es Revilla, y eso no vamos a cambiarlo". Así de rotunda se muestra una voz autorizada del Partido Regionalista de Cantabria, consultada por este confidencial. La misma fuente asegura que "no vamos a convocar un Congreso extraordinario, ya que no lo vemos necesario. En noviembre decidiremos quién es el secretario general del partido, que automáticamente se convertirá en nuestro candidato para las próximas elecciones, y todo está preparado para la reelección de Revilla, ya que no hay una candidatura paralela". El presidente de Cantabria ya ha comentado en varias ocasiones sus problemas de riñón, que le han obligado a operarse en tres ocasiones. Hace cinco meses, ECA anunció que Revilla tenía todo previsto para pasarse de nuevo por el quirófano en el Hospital Marqués de Valdecilla, en Santander -vea aquí esta información-. Las últimas pruebas a las que ha sido sometido el líder del PRC descartan por el momento la intervención, aunque Revilla no se fía: "él quiere estar en plenas condiciones para la reelección, y por eso está muy pendiente de los chequeos médicos", advierten a este diario desde el entorno del presidente cántabro.