Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

El Confidencial Autonómico

El próximo trasvase Tajo-Segura hará aflorar un balneario construido en 1817 por Fernando VII. ‘La Isabela’ llevaba 54 años sumergido en el embalse de Buendía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado 6 de noviembre, el Consejo de Ministros aprobó un nuevo trasvase Tajo-Segura de 26 hectómetros cúbicos para mejorar las condiciones de regadío en la zona de Levante. Este desembalse, al que hay que sumarle el extraordinario de 20 hectómetros cúbicos para las Tablas de Daimiel, dejará totalmente descubierto el balneario de 'La Isabela', construido en 1817 por Fernando VII, y que llevaba 54 años bajo las aguas del pantano de Buendía. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, los Reales Baños de 'La Isabela' eran unas termas que ya utilizaba la reina Mariana de Austria, quien mandó construir un palacio contiguo en 1666. Durante el siglo XVIII nadie volvió a frecuentar el lugar, pero Fernando VII, ya en 1817, mandó construir un balneario para su uso personal utilizando las ruinas de las termas ya existentes. Este balneario, que quedó sumergido por el agua tras la inauguración de la presa de Buendía en 1955, volvió a la superficie a finales de septiembre de este año, fruto de la sequía, pero "el nivel del agua no ha dejado de bajar, y ahora se ve casi al completo". Estas palabras proceden de una voz autorizada de Sacedón (Guadalajara), localidad a la que territorialmente está adscrito el Real Sitio de la Isabela. La misma fuente, consultada por este confidencial, explica que "ya en 2006, otro año de muchísima sequía, se pudo divisar el techo del balneario, pero las lluvias de nuevo lo taparon". No obstante, esta situación ha cambiado: "desde mediados de septiembre se pueden ver las ruinas de 'La Isabelina' perfectamente, y con el nuevo trasvase va a quedar totalmente al descubierto". Este hecho, para muchos una simple curiosidad, simboliza para los vecinos de Sacedón y Buendía "la barbaridad que se está cometiendo con los trasvases. Estamos bajo mínimos históricos, y de nuestros grifos sale muchas veces barro en vez de agua". Precisamente, la Confederación Hidrográfica del Tajo anunció la semana pasada que los embalses de Entrepeñas y Buendía bajaron sus reservas en cuatro hectómetros cúbicos desde la última medición. El pantano de Entrepeñas perdió cuatro hectómetros y acumula 162, de los 835 hectómetros cúbicos que puede almacenar, mientras que el de Buendía se mantuvo invariable y almacena 211 hectómetros cúbicos, de una capacidad total de 1.639.