Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Tras la muerte de un niño de seis años el año pasado

El Ayuntamiento de Málaga no prohibirá el lanzamiento de caramelos durante la Cabalgata de Reyes

No acabará con esta tradición, pero establecerá dos restricciones: no podrán hacerlo los más pequeños y los mayores deberán tirarlos a una distancia prudencial de las carrozas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El 5 de enero arrancará en todas las ciudades de la geografía española el tradicional desfile de carrozas en el que los Reyes Magos se pasearán ante miles de ciudadanos. A pesar de que el año pasado la Cabalgata de Málaga se vio enturbiada por el trágico accidente en el que un niño murió arrollado por uno de los carruajes al recoger unos caramelos del suelo, el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido mantener la tradición de arrojar golosinas a los espectadores.


Cabalgata de Reyes de Málaga en 2013. Cabalgata de Reyes de Málaga en 2013.

El 5 de enero arrancará en todas las ciudades de la geografía española el tradicional desfile de carrozas en el que los Reyes Magos se pasearán ante miles de ciudadanos. A pesar de que el año pasado la Cabalgata de Málaga se vio enturbiada por el trágico accidente en el que un niño murió arrollado por uno de los carruajes al recoger unos caramelos del suelo, el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido mantener la tradición de arrojar golosinas a los espectadores.

Según declaraciones del concejal de Cultura de Málaga, el lanzamiento de caramelos es “una seña de identidad” de la tradicional Cabalgata de Reyes, por lo que prevalecerá a pesar del accidente mencionado anteriormente, sucedido en el último desfile.

A pesar de negarse a eliminar esta actuación, el Ayuntamiento regional ha impuesto una serie de restricciones que deberán acatar todos los ciudadanos que asistan como espectadores ese día a la celebración con el fin de que se repita la tragedia de 2013.

Estas medidas consisten, en primer lugar, en la prohibición de que los niños más pequeños lancen estas golosinas. En el caso de los jóvenes y adultos, se impone la restricción de que éstos arrojen los caramelos a una distancia considerable de las carrozas, para evitar el acercamiento de los menores a éstas.

Paradójicamente, la ciudad en la que ocurrió el trágico suceso no ha impedido que se siga celebrando esta tradición. Sin embargo, otros lugares como Madrid sí han decidido, en esta ocasión, regular el lanzamiento de dulces desde las cabalgatas, limitando la entrega de los mismos únicamente cuando las carrozas desfilen por calles valladas.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·