Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

La Catedral de Córdoba crea un grupo de trabajo para determinar si es necesario reforzar la seguridad después de los últimos incidentes con turistas musulmanes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado mes de marzo tuvo lugar un suceso en la Catedral de Córdoba que conmocionó a la opinión pública local: Más de un centenar de turistas austriacos, de confesión musulmana, 'tomaron' el recinto con la intención de realizar el 'salat' -rezo islámico'-, algo prohibido en la normativa de la Catedral. El incidente se saldó con agresiones y dos detenidos. Ahora, el Cabildo baraja reforzar la seguridad, en medio del debate sobre el rezo compartido en el templo cordobés. Los hechos tuvieron lugar el pasado 31 de marzo. Más de un centenar de turistas austriacos, en pequeños grupos y "coordinados por walkie-talkie", entraron en el recinto catedralicio y comenzaron a rezar bajo el rito musulmán, circunstancia expresamente prohibida por el reglamento del templo. Cuando los servicios de seguridad constataron esta situación, advirtieron a los turistas que no se podía celebrar el 'salat' -rezo islámico-, y eso dio pie a un enfrentamiento en el que resultaron agredidos dos guardias de seguridad. Cuando la Policía Nacional hizo acto de presencia, detuvo a dos individuos -un hombre y una mujer-. Uno de ellos portaba un cuchillo, según el informe policial. Y no ha sido el único incidente más o menos reciente. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, una semana después de que tuvieran lugar los hechos arriba reseñados, una mujer entró en la Catedral y se postró en el suelo en actitud de rezo. La seguridad del templo trató de levantarla, pero ella se negó, hasta que apareció la Policía Nacional. La mujer confesó a los agentes allí desplazados que lo hacía "en solidaridad" con los turistas de la semana pasada. Ante esta situación, el Cabildo de la Catedral de Córdoba ha decidido crear un grupo de trabajo -integrado por representantes del área de seguridad, diálogo interreligioso y comunicación- para evaluar la posibilidad de introducir nuevas medidas de seguridad y otras iniciativas encaminadas a que estos sucesos no se vuelvan a repetir. Según confiesan a El Confidencial Autonómico voces autorizadas de la Diócesis de Córdoba, aún no se ha llegado a ninguna conclusión, pero se baraja aumentar el número de vigilantes de seguridad o mejorar la señalización de las normas que rigen el culto en este templo.