Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Entrevista exclusiva a Juan Ignacio Zoido: “Están apareciendo facturas que ni siquiera el interventor del ayuntamiento de Sevilla conocía”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Juan Ignacio Zoido ha hecho balance, en El Confidencial Autonómico, de los cuatro primeros meses al frente del ayuntamiento de Sevilla y de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). El 'popular' denuncia la existencia de facturas en el consistorio que no eran conocidas ni por el interventor general.

ECA: Juan Ignacio Zoido tomó posesión de la alcaldía de Sevilla el pasado 11 de junio y desde entonces se convirtió en uno de los favoritos para ser presidente de la FEMP. La única duda sobre esa posibilidad era el duro trabajo que tiene por delante en el consistorio. ¿Cómo va a hacer frente a ambos retos?

Juan Ignacio Zoido: Trabajando las 24 horas del día. Estoy al servicio de todos los sevillanos permanentemente y de todos los municipios y provincias de España. No conozco otra fórmula que el trabajo, el esfuerzo y el sacrificio para conseguir los objetivos que uno se marca en la vida.

Usted ha heredado un ayuntamiento con una deuda de 700 millones de euros. ¿Cuál es su plan para acabar con ese ‘agujero’ económico?

Austeridad en el gasto público, invertir el dinero que tenemos en las necesidades reales de la ciudad, tomar medidas para fomentar el empleo, ayudar a los emprendedores y crear confianza jurídica para que los inversores vengan a Sevilla. No hay otra receta.

¿Vio algo raro en los cajones del consistorio, tal y como ha pasado en otros municipios y autonomías que fueron gobernadas por el PSOE?

Están apareciendo facturas que ni siquiera el interventor general del Ayuntamiento tenía constancia.

Llevamos cuatro meses recibiéndolas, y pertenecen a obras y servicios encargados por teléfono, sin que existieran expedientes que recogieran el acuerdo. El interventor del consistorio las está fiscalizando

Una de las recomendaciones de la dirección del partido fue la reducción de coches oficiales. ¿Cuántos tiene el ayuntamiento? ¿Tiene usted uno?

Estamos haciendo una reducción general de los gatos corrientes del Ayuntamiento, entre la que se encuentran los coches oficiales. Tengo el mismo coche (un Renault) que cuando estaba en la oposición. No se me ha ocurrido cambiar de coche, como hubieran hecho otros.

Otra de las soluciones planteadas por el PP para la próxima legislatura es la concentración de municipios. ¿Qué opina usted de esta opción como presidente de la FEMP?

Que tenemos que adaptar las instituciones a las realidades actuales, que exigen una administración pública fuerte, austera y transparente. Hay que profundizar en la modernización de las Diputaciones y potenciar el funcionamiento de las mancomunidades de municipios y otras formas de asociación municipal.

¿Qué papel tendrán las Diputaciones durante la siguiente legislatura?

Las Diputaciones tienen que ejercer de verdaderos gobiernos intermedios con capacidad para garantizar la asistencia y la cooperación jurídica, técnica, económica y administrativa a los pequeños municipios, para garantizar a todos los ciudadanos, vivan en donde vivan, los servicios públicos.

Además, hay que promover el fortalecimiento de mancomunidades para optimizar recursos y aprovechar las economías de escala que ayudar a la Sostenibilidad de las poblaciones del medio rural.

Esta actualización habrá que abordarla de forma realista y práctica en la reforma la Ley del Gobierno Local que debe establecer también un nuevo marco competencial.

¿Existen ya planes o iniciativas para resolver la financiación de los municipios? En este mismo sentido, ¿es viable una reforma de las competencias municipales?

Tanto financiación como el nuevo marco competencial forman parte de los objetivos esenciales de la FEMP. Después de 30 años de democracia local, los Ayuntamientos hemos demostrado que, además de ejecutar con rigor y eficacia las competencias que tenemos encomendadas, estamos ejerciendo otras que no están cubiertas por otras instancias. Hay que clarificar las competencias y los servicios que deben prestar los Gobiernos Locales y, por supuesto, garantizar su financiación con una reforma del actual sistema de financiación.

Ambas reformas son viables. Yo confío en que el Gobierno que surja de las próximas elecciones generales promueva las reformas y recabe el mayor apoyo político posible. Al mismo tiempo, tiene que producirse un proceso similar en las Comunidades Autónomas, ya que en el fondo, de lo que se trata es de completar la estructura territorial del Estado.

En los últimos meses la Prensa se ha hecho eco de casos en los que los Gobiernos municipales anunciaban que no podían pagar lo que debían. ¿Qué pasa cuando los ayuntamientos se niegan a saldar sus deudas?

No conozco ningún Ayuntamiento que se haya negado a pagar sus deudas. Los Ayuntamientos, unos con más intensidad otros con menos, estamos sufriendo el rigor de la crisis. Menos ingresos propios, menos recursos procedentes de los ingresos del Estado y, además, tenemos que atender más necesidades sociales. Esto nos obliga a todos a aplicar políticas de austeridad y, en ese proceso, es cierto que en algunos casos se han producido desajustes que han generado problemas de liquidez y por eso han tenido que diferir determinados pagos. De todas formas, esos casos que aparecen en la prensa no son generalizables al conjunto de los Gobiernos Locales españoles.

De cara al 20-N, ¿maneja el PP cuántos escaños obtendrá en Andalucía?

Nosotros esperamos conseguir en Andalucía una mayoría suficiente de escaños que permitan a Mariano Rajoy ser presidente del Gobierno.

Todo apunta a que en esas elecciones será Rajoy quien se convierta en presidente. Las medidas de austeridad deberán ser más que considerables. ¿Cree que esos recortes pueden pasar factura al PP en las autonómicas?

Los ciudadanos saben perfectamente que debido a la situación que estamos heredando es necesario aplicar medidas de austeridad y que los presupuestos se tienen que centrar en las necesidades reales que tienen los ciudadanos. Ha llegado al momento de poner fin a tanto derroche de dinero público. Nos esperan unos años difíciles, pero es la única manera de salir de esta situación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·