Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

El porqué de la espantada de Felipe González del Consejo de Doñana. No quiso que le vincularan con la instalación del gasoducto de Gas Natural en el parque

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En diciembre de 2012 Felipe González presentó su renuncia como presidente del Consejo de Participación de Doñana. Tan sólo un mes y medio después, el Gobierno central ha dado luz verde a uno de los proyectos 'estrella' de Gas Natural, donde González es consejero: la conversión del espacio natural de Doñana en un almacén de hidrocarburos. Los ecologistas van a presentar una denuncia ante la Unión Europea.

“Presento mi dimisión de este consejo por falta de tiempo”. Así se despidió el ex presidente Felipe González de su cargo al frente del Consejo de Doñana, el pasado 14 de diciembre de 2012, durante una sesión en Almonte. En este organismo hay representación de varios sectores sociales, políticos y económicos que tienen relación con este territorio protegido en Andalucía.

Esta renuncia se produjo apenas un mes y medio antes de que el Gobierno haya dado permiso a una compañía para que explote y almacene gas en el suelo de Doñana, tal y como han recalcado fuentes ecologistas consultadas por El Confidencial Autonómico.

La compañía que va a explotar Doñana es Petroleum Oil & Gas España, filial de Gas Natural, de la que Felipe González es accionista y consejero. “Es mucha casualidad que dejase a un lado el Consejo de Doñana y se quedase en Gas Natural, y justo un mes y pico después le den luz verde a este proyecto”, comenta Pilar González, portavoz del grupo ‘Primavera Andaluza’.

Posible choque con Europa

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente ha aprobado la declaración de impacto ambiental del proyecto, llamado ‘El Saladillo’, en medio de una gran polémica. El siguiente paso que van a dar los ecologistas es acudir a la Unión Europea, ya que “Doñana ahora mismo se mantiene gracias a fondos comunitarios”, según Pilar González.

“Creemos que puede haber un conflicto de competencias entre Andalucía, el Gobierno central y Europa, al margen del atentado medioambiental que supone”, añade. Por eso han presentado, junto a otras asociaciones, una serie de alegaciones a nivel autonómico, nacional y europeo.

Los ecologistas esperan que la Comisión Europea “aperciba a España” y que se plantee la posibilidad de “retirar las subvenciones que mantienen Doñana”. “Sabíamos que este asunto estaba en marcha desde hace tiempo, pero no nos imaginábamos que el Ministerio autorizaría esa explotación”, aseguran desde ‘Primavera Andaluza’.

Qué va a pasar en Doñana

La obra de Gas Natural está planificada para ejecutarse en tres años, con una inversión prevista de 200 millones de euros. Las declaraciones de impacto ambiental publicadas hasta ahora en el BOE permiten que Gas Natural opere en el espacio natural de Doñana, pero no en la zona protegida que está declarada parque nacional.

Este plan para extraer y almacenar gas va a contar con más de una docena de pozos de extracción y una red de tuberías de unos 70 kilómetros en total. De ellos, 20 kilómetros de gasoducto serán de nueva construcción; el resto, serán rehabilitados.

La resolución de Agricultura especifica que deberá respetarse el ciclo vital de las especies que habitan Doñana, con especial atención a la conservación del lince ibérico.

González y el Patronato de Doñana

El Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana se creó en 2007 a iniciativa de la Junta de Andalucía una vez asumió las competencias del parque nacional.

El ex presidente accedió a la cúpula del Patronato de Doñana a iniciativa del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Sucedió hace tres años y su principal cometido al frente de este organismo consistió en renovar el Diploma Europeo de Calidad de Espacios Protegidos de la zona.

Desde un primer momento, González recibió críticas por sus faltas de asistencia a la mesa. Acudió a tres de los siete plenos que se habían convocado durante su presidencia. Por ello, su dimisión en diciembre pasado fue bien acogida por el entorno del Patronato.

Felipe González accedió al cargo el 29 de diciembre de 2009 en sustitución del biólogo Ginés Morata. Según fuentes cercanas, la salida del científico del Consejo de Doñana tuvo que ver con su oposición al proyecto de un oleoducto que finalmente fue descartado por el Gobierno central.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·