Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Sólo Zoido (Sevilla) propone la abstención

Giro de los alcaldes del PP andaluz: ahora apuestan por el “no” en la investidura de Susana Díaz

Andalucía

Han cambiado su postura a raíz de lo que consideran continuos desprecios del PSOE en las últimas semanas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El debate de investidura del presidente de la Junta de Andalucía comienza este lunes en el Parlamento autonómico con la incógnita de qué votarán el resto de grupos parlamentarios cuando se postule Susana Díaz. La postura del PP andaluz viene influida por el futuro de los alcaldes populares y las perspectivas tras las elecciones municipales del 24 de mayo.

Juan Manuel Moreno Bonilla, en un acto con los ocho alcaldes populares de la capitales de Andalucía. Juan Manuel Moreno Bonilla, en un acto con alcaldes populares de la capitales de Andalucía.

El líder del PP andaluz propuso a Susana Díaz un pacto para favorecer su investidura como presidenta de la Junta a cambio de que los socialistas respetasen las listas más votadas en los ayuntamientos. Esta propuesta fue rechazada a través de los medios de comunicación, de la manera más humillante para los dirigentes del Partido Popular de Andalucía, según reconocen las fuentes de esta formación consultadas por El Confidencial Autonómico.

El reparto de sillones en la Mesa del Parlamento supuso otra humillación para los populares, que tuvieron que ceder dos puestos a los partidos emergentes gracias a una estricta interpretación del reglamento de la cámara que hizo el nuevo presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán. El PP obtuvo la misma representación que Podemos o Ciudadanos.

Ahora, los socialistas han marcado su propias líneas rojas que pasan por no pactar con el Partido Popular. Con todos, menos con el PP. Y ha sido así, a base de desprecios, como los alcaldes de las capitales de provincia de Andalucía, han ido cambiando de opinión sobre el significado del voto de la bancada popular en la sesión de investidura de Susana Díaz que se comenzará el próximo lunes y que, todo apunta, se prolongará hasta finales de semana.

Zoido se queda solo defendiendo la abstención

Este cúmulo de desprecios y desplantes está afectando de manera notable a la imagen pública del PP, bastante deteriorada tras los resultados de las elecciones autonómicas de marzo. La estrategia de comunicación desarrollada por el equipo de Moreno Bonilla está siendo cuestionada por no pocos dirigentes populares que intentan velar por la buena imagen que aún conservan algunos alcaldes.

“Debemos mantener la cabeza fría”,aseguran varios dirigentes del PP de Andalucía en conversación con ECA. “Se está implantando la idea de que nos vamos a estrellar en las municipales y aunque las noticias que rodean al PP no son buenas, las expectativas de éxito de muchos de nuestros alcaldes se mantienen intactas”, afirma un veterano líder popular.

Otras fuentes consultadas señalan: “Debemos tener mucho ojo con nuestra posición en la sesión de investidura después de lo que estamos viendo. La imagen que estamos ofreciendo no es la más adecuada, parece como si dependiéramos del PSOE para mantener nuestras alcaldías, mientras ellos nos dan de bofetadas”.

Destacados dirigentes del PP andaluz explican que sólo el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, llega al debate de investidura apostando por la abstención.

El resto de alcaldes han cambiado de opinión y ahora apuestan por el “no”. El más beligerante en en este sentido está siendo el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto.

Incertidumbre antes de la sesión

Antes de que el Parlamento de Andalucía abra sus puertas para dar inicio a la sesión de investidura nada está cerrado. Una situación inédita en la historia de la autonomía andaluza, donde históricamente el Partido Socialista ha hecho y deshecho a su antojo con todas las formaciones políticas en las que se han apoyado para gobernar, como han sido el Partido Andalucista e Izquierda Unida.

Ambos partidos han pagado un alto precio por servir de muleta a los socialistas: los andalucistas han desaparecido del Parlamento de Andalucía convirtiéndose hoy en una formación marginal e IU obtuvo el pasado 22 de marzo el peor de los resultados cosechados.

En cuanto a los posibles socios de Díaz, desde Podemos acusan a los socialistas de no haber leído bien los resultados electorales y estar instalados en la soberbia y la prepotencia. Aunque Teresa Rodríguez ha estado presionada por Pablo Iglesias para que se abstuviera y facilitara la investidura, la líder andaluza está más por atender a las bases del partido que se niegan en redondo a favorecer cuatro años más de gobierno de un partido que consideran que es desde hace lustros parte de la ”casta”.

Aún con una hipotética abstención de Podemos, al PSOE le haría falta la abstención de Ciudadanos para conseguir la investidura de Susana Díaz. Y el partido naranja repite una y otra vez que votarán “no” en la sesión que arranca este próximo lunes, una negativa condicionada por el propio Albert Rivera que ha impuesto su criterio ante Juan Marín, el candidato a la presidencia de la Junta de Ciudadanos que sostiene desde hace dos legislaturas a los socialistas en el ayuntamiento gaditano de Sanlúcar de Barrameda. En el PP, por su parte, esperan una llamada de última hora de Díaz que, presumiblemente, no se producirá.