Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Andalucía

Los policias nacionales y los agentes locales del Puerto de Santa María (Cádiz) están enfrentados: Multas a coches patrulla, encontronazos verbales e incluso denuncias de agresión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La relación entre las Policías nacionales y locales no suele ser tan cercana como cabría esperar. Pero hay algunas localidades en los que las diferencias se acentúan hasta el punto de que los agentes han solicitado amparo a sus superiores. Es el caso del Puerto de Santa María, en Cádiz, donde los agentes de la Nacional denuncian multas, acoso e incluso agresiones de los funcionarios locales. "No entendemos como se ha llegado a esta situación, pero resulta insostenible". Ese es el sentir dentro del Cuerpo Nacional de Policía en la localidad del Puerto de Santa María, según la opinión de los propios agentes, recabada por El Confidencial Autonómico. La tensión entre ambos cuerpos se agravó después de una presunta agresión de dos agentes locales a un policía Nacional que iba de paisano en su coche. Los hechos ocurrieron hace apenas diez días, coincidiendo con la Feria del Puerto. El agente presuntamente agredido, que está casado con una concejal del municipio, se dirigía con su coche a las puertas del recinto ferial cuando una pareja de policías locales le dio el alto y le pidió la documentación. El funcionario les enseñó su placa de policía y la invitación para el evento, y tras una acalorada discusión -los agentes municipales no le permitían pasar- todo acabó con el policía de paisano en el suelo. Según el denunciante, recibió varias patadas y golpes antes de ser conducido a la comisaría. Esta fue la "gota que colmó el vaso" de la paciencia de los policías nacionales, que en los días sucesivos trasladaron oficialmente sus quejas a sus superiores. El Confidencial Autonómico ha tenido acceso a los testimonios de varios agentes, que relatan otro tipo de encontronazos con los funcionarios de seguridad locales. Cuentan, por ejemplo, que hace semanas un coche patrulla de la Policía Nacional se encontraba estacionado frente al ayuntamiento, en una zona destinada a vehículos oficiales del Estado. Un testigo presencial, que se encontraba en la puerta del consistorio portuense, le cuenta al confidencial digital que escucho conversar a los dos policías municipales que se encontraban en la puerta del ayuntamiento. "A que no tienes coj... de ponerle una multa a los nacionales" preguntó uno de ellos. "¿Que no?" respondió el otro, aceptando el reto. A continuación, pidió permiso por radio a un superior para poner la multa y, tras recibir la aprobación, procedió a imponer la sanción. Por otra parte, cuando agentes de ambos cuerpos coinciden en alguna operación es "habitual" que alguno de los integrantes del operativo tenga un "encontronazo verbal" con algún compañero del otro cuerpo, pero "nunca llegan a las manos, al menos hasta ahora". Según las fuentes consultadas por este confidencial, la colaboración entre uno y otro cuerpo "es prácticamente nula". Y lo peor es que, según los agentes, "al final quien lo paga es el ciudadano, porque estas cosas distraen la labor de los agentes, tanto de unos como de otros" concluyen.