Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Aragón

La polémica artificial sobre la Ley de Lenguas de Aragón: El texto no recoge la denominación LAPAO para el catalán usado en la zona limítrofe con Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Medios de comunicación y redes sociales han puesto de actualidad la Ley de Lenguas que han aprobado esta semana las Cortes de Aragón. La polémica llegó de la posibilidad de que se usasen los acrónimos LAPAO para denominar el habla de la zona oriental, junto a Cataluña y LAPAPYP para definir las modalidades lingüísticas al norte de la región. Sin embargo, la Ley aprobada no recoge estos términos en ninguna de sus disposiciones.

“En la Ley de Lenguas no aparecen en ningún momento ni LAPAO ni LAPAPYP”. Según explican a El Confidencial Autonómico fuentes de las Cortes de Aragón, los acrónimos sobre los que se ha escrito y opinado en los últimos días para denominar las modalidades lingüísticas que pretende proteger el Gobierno de Aragón son “un invento” para “hacer una polémica donde no la hay”. No se mencionan en ninguna disposición del borrador de dicha Ley.

Decenas de medios de comunicación y políticos han opinado acerca de lo que consideraban una ‘nueva’ denominación para el catalán que se habla en Aragón. La expresión LAPAO, popularizada por ciertos sectores, respondería hipotéticamente a la denominación ‘Lengua Aragonesa Propia del Área Oriental’, zona al este de la Comunidad, contigua con Cataluña. LAPAPYP correspondería a ‘Lengua Aragonesa Propia de las Áreas Pirenaica Y Prepirenaica’ y englobaría las modalidades de los valles al norte.

Un ejemplo son las palabras publicadas por Durán i Lleida, portavoz de CiU, que publicaba –en catalán– en su perfil de Twitter (‏@ciuduran): “¡Qué ridículo! Ahora hablo ‘lapao’. De la noche al día todos los catalanes podéis añadir al currículum el dominio de una nueva lengua: el ‘LAPAO’”.

Pese a todo, es un término que no aparece en la Ley de uso, protección y promoción de las lenguas y modalidades lingüísticas propias de Aragón.

Una polémica artificial

Según apuntan algunas fuentes, la popularización de los términos ‘inventados’ LAPAO y LAPAPYP son una “fabricación” de la oposición a esta Ley “y de los partidos catalanistas”.

Por su parte, desde las Cortes remarcan que al este de Aragón, en la zona que se extiende hasta el Matarraña, se reconoce que existen “diferentes hablas vernáculas de filiación catalana” que “gozan de una gran vitalidad”.

“Sus respectivos hablantes las llaman fragatí, tamaritá, maellá,… Para diferenciarlas del catalán y, así, afianzar su sentimiento aragonés”, declaró una de las ponentes de la Ley, la diputada Mª José Ferrando.

Nadie dice que no tengan nada que ver con el catalán”, añaden fuentes parlamentarias.

Por qué no se denomina ‘catalán’

Los grupos de PSOE, CHA e IU –en contra de la nueva Ley– insistieron desde un primer momento en la necesidad de asumir el catalán como “lengua propia de Aragón” y defienden una realidad trilingüe: castellano, fabla aragonesa y catalán.

Por su parte, el equipo de Gobierno formado por PP y PAR han aprobado denominar “aragonés oriental” y “modalidades lingüísticas” –y no “catalán”– lo que se habla en las zonas limítrofes con Cataluña.

Los expertos en Filología que han participado en la elaboración de esta Ley proceden, en su mayoría, del departamento de Lingüística General e Hispánica de la Universidad de Zaragoza.

Éstos son algunos de los datos con los que ha trabajado la ponencia:

--El castellano es la lengua materna y exclusiva del 95% de los aragoneses: de 1.350.000 aragoneses, 1.282.500 (el 95%) tienen como lengua materna el castellano

--Del 5% restante, unos 45.000 aragoneses se expresan en modalidades lingüísticas de filiación catalana, en la zona oriental. Aproximadamente unos 12.000 conservan, con mayor o menor dificultad, otras hablas (cheso, chistavino, patués, ansotano, belsetán,...)

--Según una encuesta realizada en su día por la Universidad de Zaragoza, el 75% de los aragoneses de esta zona rechazan rotundamente la cooficialidad con el catalán

La primera Ley que pretendía normalizar el uso del catalán y la fabla aragonesa data de 2009 y fue aprobada por el PSOE cuando gobernaba Marcelino Iglesias. Fue derogada por el PP en julio de 2011, tras llegar a la presidencia.

Tras un largo y accidentado proceso parlamentario, la nueva Ley de Lenguas se aprobó el pasado jueves con los votos a favor del PP y el PAR, y con el rechazo a la totalidad de las enmiendas de los grupos de la oposición.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·