Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Asturias

Areces, Revilla y Herrera pasaron el fin de semana pegados al móvil por los rumores sobre la financiación catalana

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El malestar tiene que ver con la previsión de que ese pacto ‘a dos’ esté firmado tras la reunión reservada que el sábado celebraron, en La Moncloa, el presidente del Gobierno y el presidente catalán, José Montilla. Y de que se haya hecho, no sólo a espaldas de los demás, sino también a su costa, puesto que cualquier ventaja para Cataluña supone menos recursos para el resto. Fuentes autonómicas confirmaron a El Confidencial Autonómico que los presidentes se han mantenido en contacto telefónico el sábado y el domingo, y que en esas rondas han participado, entre otros, los titulares de Asturias, de Cantabria, de Castilla y León... Lo que muestra que la movilización se está dando en todas las comunidades, también las socialistas, como ocurre igualmente con Extremadura. Uno de los más activos ha sido el presidente del Principado de Asturias, el socialista Vicente Álvarez Areces, que durante el fin de semana se ha mantenido en contacto con varios de sus colegas para intentar poner en común lo que poco a poco se iba sabiendo de la reunión secreta entre Zapatero y Montilla. El tono de las llamadas de Areces era de “cierto enfado”, tal y como asegura a El Confidencial Digital un testigo presencial de esas conversaciones. Una de las comunicaciones más intensas iba dirigida a Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria. Revilla, por cierto, estuvo el sábado en Asturias, invitado a una comida de Navidad en un centro de mayores y durante su intervención habló de la necesidad de que Asturias y Cantabria formen un frente para agilizar las obras del AVE del Cantábrico, lanzando un duro golpe a su colega asturiano al asegurar que existía cierto “desinterés” de Areces por esa infraestructura. Las sospechas de las comunidades se centran en la posibilidad de que Zapatero acuerde la financiación primero con Cataluña y Andalucía, y después con el resto, algo a lo que no están dispuestas. Otro de los motivos de enfado de las comunidades autónomas es la dificultad, casi imposibilidad, que están encontrando para hablar sobre financiación autonómica con el ministerio del vicepresidente Pedro Solbes. Según ha escuchado este confidencial en fuentes cercanas a la consejería de Economía de Asturias, “el equipo de Solbes parece muy ocupado en otros menesteres y es difícil contactar con ellos. Seguramente si eres catalán te sea más fácil, porque, claro, en España hay comunidades de primera y de segunda”, aseguran.