Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Asturias

La Policía determina que el inspector jefe que se ahogó en Asturias sufrió un accidente con sus botas de pesca. No hubo un problema de salud como se pensó en un principio

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La autopsia del inspector jefe de la Policía Nacional que apareció ahogado en Asturias, tras haber desaparecido cuando pescaba, ha revelado que no tuvo ningún problema físico ni perdió previamente el conocimiento. Según los últimos datos de la investigación, sus botas de pesca le jugaron una 'mala pasada'. Jacinto Gutiérrez, de 60 años, desapareció el pasado 10 de abril cuando pescaba en la orilla del rio Caudal, en las comarca de las Cuencas Mineras asturianas. Pasaron bastantes horas hasta que la familia recurrió a la Policía para denunciar la ausencia. Sus aparejos de pesca y su coche aparecieron a la orilla del río, pero no había rastro de él. Las primeras hipótesis apuntaban a que podría haber tenido un problema de salud que le hubiese hecho perder la consciencia, cayendo al rio y siendo arrastrado por la corriente. El cadáver del inspector jefe apareció el pasado viernes, cuando el equipo de buceadores de la Guardia Civil localizó sus restos a unos cuantos kilómetros río abajo. No presentaba signos de violencia. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico de fuentes bien situadas en la investigación, la autopsia ha revelado que no sufrió ningún percance de salud. Ahora, los esfuerzos policiales se centran en confirmar que fueron las botas de pesca las que provocaron el accidente. Gutiérrez era un pescador experimentado, pero, según le cuentan a este confidencial, tenía unas botas de pesca que le cubrían desde los pies hasta el torso. Esas botas entrañan un peligro concreto: En caso de caer al agua, se inundan aumentando el peso del pescador e incluso llegando a arrastrarle al fondo. Eso es, según la policía, lo que le ocurrió al agente asturiano.