Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Asturias

Los socialistas asturianos se sienten traicionados por el cambio de actitud de José Blanco ante el aumento del coste del puerto de Gijón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El PSOE asturiano no ha encajado bien unas declaraciones de José Blanco en las que el ministro pone en tela de juicio el sobrecoste de las obras del puerto del Musel, y en las que asegura que el proyecto tuvo "mala previsión" en cuanto a los planes de financiación. Los socialistas asturianos se preguntan por qué les dio su apoyo público y ahora lo retira. El sobrecoste del Musel, que casi alcanza los 150 millones de euros, va camino de pasar factura a los socialistas asturianos. La "mala previsión" en las cuentas a la que alude el ministro de Fomento podría incluso afectar a Ferraz. En un primer momento, cuando el consorcio de constructoras que ejecuta las obras del 'superpuerto' anunció que los costes estaban incrementándose, el Estado respaldó al Gobierno del Principado y se comprometió a buscar fórmulas para afrontar el sobrecoste. Tras la visita a la región de Antonio Tajani, comisionado europeo de Transportes, Blanco anunció que los casi 150 millones de euros serían cubiertos a tres bandas por el Estado, La Unión Europea y el propio Principado. Sin embargo, en su segunda visita del verano a Asturias, Blanco cambió de discurso. En declaraciones a un periódico regional, el titular de Fomento lanzó un "dardo envenenado" a sus compañeros de formación asturianos: "Alguien deberá hacer examen de conciencia", en referencia a ese sobrecoste. La oposición 'popular' en el Principado vio en ese alguien a Francisco González Buendía, consejero de Infraestructuras, y desde entonces no ha cesado de exigirle responsabilidades y pedir su dimisión. Según confirman a El Confidencial Autonómico fuentes cercanas a la dirección de los socialistas asturianos, las palabras y la actitud de Blanco han sentado como una "traición", ya que les ha puesto en el punto de mira de la oposición, no solo asturiana, sino también nacional. Esta actitud "ofensiva" de Blanco "no tiene explicaciones" para los socialistas asturianos, quienes no logran comprender qué se le pasó al ministro de Fomento por la cabeza durante su última visita a la región para lanzar unas críticas tan graves.