Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Baleares

Los atentados de ETA en Palma provocan que la Guardia Civil se traslade a un nuevo cuartel instalado en la estación de autobuses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cuartel de la Guardia Civil de Palmanova en el que ETA hizo explotar un coche bomba el pasado verano, y en el que perdieron la vida dos agentes, se cerrará de forma definitiva en pocas semanas. La Delegación del Gobierno ha decidido trasladar a los compañeros de Carlos Sáez de Tejada y a Diego Salva Lezaun a unas dependencias situadas en la nueva estación de autobuses. Tal y como informó El Confidencial Autonómico- véalo aquí-, los dos cuarteles de Palmanova, en los que ETA instaló bombas-lapa el pasado 30 de julio, no habían recibido en noviembre las prometidas cámaras de vigilancia, y tampoco podían utilizar los modernos inhibidores de frecuencia traídos desde Madrid, ya que en las instalaciones los sistemas de apertura y cierre de puertas van con un mando a distancia que no es operativo con estas tecnologías. Ante la dificultad de instalar los nuevos mecanismos de seguridad en los cuarteles, se ha optado por una solución paralela: trasladar a los guardias civiles del cuartel donde estalló el coche bomba a unas instalaciones adaptadas dentro de la nueva estación de autobuses de Palma de Mallorca. "Era más lógico un traslado a un sitio más vigilado como la nueva estación, que ya cuenta con seguridad propia. Además, el lugar acondicionado para la Guardia Civil está situado en una zona que permite la instalación de cámaras e inhibidores", explica a este confidencial una voz autorizada de la Benemérita en Mallorca. Según ha podido saber ECA, la estación de autobuses que albergará el nuevo cuartel de la Guardia Civil es una de las más modernas del país. Fue inaugurada en marzo de 2009 y ha provocado un importante impulso del transporte y de la economía en la isla. No disfrutarán de las nuevas instalaciones los agentes que trabajan en el cuartel donde no llegó a explotar el artefacto colocado por ETA. "De momento, los guardias civiles seguirán en estas dependencias, a la espera de recibir, al menos, las cámaras de vigilancia que sirvan para controlar más los movimientos que se producen en los alrededores del cuartel".