Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Baleares

La sede provisional de la Guardia Civil que sufrió un atentado de ETA el pasado verano no es segura: “está muy próxima a una autopista y rodeada de árboles”. Vea las imágenes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cuartel de Palmanova donde ETA hizo estallar una bomba que acabó con la vida de Carlos Sáez de Tejada y Diego Salva Lezaun se cerrará próximamente. Sin embargo, los compañeros de los guardias civiles asesinados afirman que la seguridad que encontrarán en su nuevo centro de trabajo "no es la adecuada". Tal y como informó El Confidencial Autonómico -véalo aquí- el ministerio del Interior prometió a la Benemérita una nueva casa-cuartel que aún tardará en levantarse dos años como mínimo. Mientras finalizan las obras, los agentes se trasladarán a unas instalaciones municipales en las que el ayuntamiento de Calvià quería levantar una estación de autobuses. Las nuevas dependencias de la Guardia Civil "ya están casi listas", a falta de la instalación de los teléfonos en las oficinas. El cuartel provisional está equipado con una "buena garita y cámaras de seguridad", pero a los agentes les preocupa la ubicación del recinto. "La red de protección que hay dentro de las instalaciones mejora la que teníamos en Palmanova, pero la situación del cuartel es horrible", explican a este confidencial voces cercanas a los agentes de la Benemérita. Las mismas fuentes coinciden a la hora de señalar los peligros del nuevo recinto: "está justo debajo de una autovía, por lo que los agentes pueden ser apuntados desde lo alto sin que ellos lo sepan. Además, los pistoleros tienen muy fácil pasar inadvertidos, ya que lo único que separa el cuartel de la carretera son árboles". ECA se ha acercado al nuevo centro de trabajo de la guardia civil de Calvià para comprobar in situ el entorno sobre el que se asienta el cuartel. Ve a continuación las fotos tomadas por este diario: