Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Canarias

Los rumores del ‘paro galopante’ y el refuerzo de las patrulleras provocan el descenso del número de cayucos llegados a Canarias en 2009

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En los primeros meses de 2009, el número de inmigrantes ilegales que alcanzaron la costa canaria ha descendido entorno a un 40 por ciento, según fuentes policiales. El motivo principal son las 'malas noticias' que llegan a África sobre el estado de la economía europea y, en especial, la española. También ha sido determinante el refuerzo de los sistemas de vigilancia costera. En marzo de 2008, Canarias habían recibido la llegada de cerca de 2.800 sin papeles a sus costas. En el mismo periodo de 2009, el número no llega a los 1.500. El descenso, de cerca del 50 por ciento, es sustancialmente significativo. Si bien es cierto que en invierno desciende el número de expediciones que parten de la costa africana con destino a Canarias, los datos de los primeros meses de 2009 suponen un triunfo para los cuerpos fronterizos que patrullan la costa canaria. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, los esfuerzos diplomáticos de la Unión Europea han conseguido finalmente que los países que actúan como base de las mafias de tráfico de inmigrantes "luchen de manera eficaz contra los patronos" de cayucos. El aumento de la presión policial en los países de origen ha sido un elemento clave en este contexto. Otra de las circunstancias, quizás "la más importante" según indican fuentes insulares cercanas a la gestión de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), son las "malas noticias sobre el estado de la economía española que llegan a Senegal, Mauritania y Marruecos" principales emisores de sin papeles. Según estas mismas fuentes, la crisis y la falta de empleo es uno de los temas más recurrentes entre la población interna de los CIEs. "En ocasiones se les escucha hablar en francés diciendo que si su primo está en Almería y que se olviden de trabajar, u otro diciendo que en no se que zona de Francia sí hay trabajo...pero en general, su tono es pesimista" afirman.