Sábado 22/07/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla la Mancha

Reclaman más formación y poder llevar armas cortas

Agentes medioambientales de Castilla-La Mancha recopilan agresiones, pintadas, ruedas pinchadas...

Tras el homicidio de dos compañeros en Lérida, han presentado varios escritos en la Consejería de Agricultura para pedir instrucciones en inspecciones a cazadores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El homicidio de dos agentes rurales en Aspa (Lérida) a manos de un cazador que había sido abordado por las víctimas ha provocado la reacción del colectivo en Cataluña y en toda España. Los agentes que patrullan por campos y montes aseguran que las agresiones y amenazas no son casos aislados, sino un goteo constante que sufren sin tener apoyo de la administración.

Agente medioambiental de Castilla-La Mancha. Agente medioambiental de Castilla-La Mancha.

Sindicatos y asociaciones de agentes rurales o medioambientales han reaccionado a este doble homicidio reclamando a las administraciones públicas que establezcan nuevas medidas para reforzar su protección.

Así ha ocurrido también en Castilla-La Mancha, donde sindicatos y la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de la región han registrado en las últimas semanas ante la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural distintos escritos en los que ponen de manifiesto las quejas por la situación que sufren.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que esta asociación de agentes medioambientales está recopilando numerosos ejemplos de sucesos a los que se ven sometidos de forma recurrente. Las fuentes de la asociación consultadas explican que en Castilla-La Mancha hay constancia de intentos de agresión a los agentes por parte de algunos cazadores, pescadores y personas que cometen algunas irregularidades en el medio rural (podas ilegales, conductores de vehículos que van por caminos prohibidos); de amenazas de muerte; de ruedas pinchadas en los vehículos con el que se mueven por el monte los efectivos de este cuerpo; incluso de pintadas con insultos y amenazas en sus municipios de residencia.

Armas cortas y formación en conflictos

Por el momento, el consejero castellanomanchego ha despachado con una negativa la petición de que los agentes rurales puedan portar armas cortas. Lo justifica asegurando que no tienen competencias en seguridad ciudadana, y por tanto no es necesario que vayan armados.

“Somos el colectivo con funciones policiales que trabaja con un mayor número de personas armadas”, responden desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, que denuncian la situación de inferioridad en la que están frente a cazadores armados con escopetas, por ejemplo. De ahí que pidan que se cambie la normativa que regula este cuerpo de agentes medioambientales para que a quienes quieran, de forma voluntaria, puedan llevar un arma corta con licencia tipo A.

Pero su reivindicación va más allá de las armas. “Lo que pedimos es que se construya todo un ambiente más seguro”, explican desde esa asociación. Eso implicaría otras medidas, como por ejemplo que la consejería les de formación e instrucciones para poder hacer frente a situaciones conflictivas y de tensión que se dan en algunas inspecciones a cazadores: cuando, como ocurrió en Aspa, le piden a un cazador la licencia y los documentos que le habilitan para realizar esta actividad. Ellos aseguran que les falta formación en gestión de conflictos verbales que les podría servir para tratar con personas violentas.

Además, reclaman que las patrullas se hagan al menos en parejas, y no de forma individual como suele ocurrir en ocasiones.

Por el momento no han recibido una respuesta oficial por parte del consejero: de ahí que hayan decidido solicitar también una reunión con el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para exponerle directamente a él su problemática.