Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla la Mancha

Los privilegios de José Bono como ex presidente de Castilla-La Mancha: dos secretarias y un conductor que cuestan 160.000 euros al año. Barreda y Cospedal ya han renunciado a ellos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los ex presidentes castellano-manchegos tienen derecho a disfrutar por ley, con cargo a los presupuestos regionales, de una oficina con dos secretarias y un chófer. José María Barreda renunció a estas prebendas y la actual presidenta, María Dolores De Cospedal, ha dicho que lo hará en breve. El PP va a llevar al Parlamento manchego una iniciativa para retirárselas a José Bono, el único que hace uso de ellas a pesar de tener un puesto en la empresa privada.

El socialista José Bono dejó la presidencia de Castilla-La Mancha en 2004, después de dos décadas en el cargo. Según la Ley 11/2003 del 25 de septiembre de 2003, los ex presidentes de esta región pueden disponer de una secretaría de apoyo con dos personas, una oficina, un conductor y un coche oficial del parque móvil de la Junta y un servicio de seguridad en Toledo.

Según fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico, Bono se resiste a renunciar a este personal, aunque su desarrollo profesional ya está fuera de las instituciones.

En el próximo pleno el grupo popular va a llevar a debate una iniciativa legislativa para suprimir estos beneficios. De hecho, el ex presidente Barreda (PSOE) ya renunció a ellos en diciembre de 2010 y la presidenta De Cospedal ha asegurado que va a hacerlo también.

La actual legislación permite el pleno uso de esos despachos y su personal a José Bono durante el mismo tiempo que estuvo al frente del Gobierno; es decir, podría seguir usándolos hasta 2025, un total de 21 años.

La oficina personal de Bono

Voces próximas a la Junta aseguran que “no se sabe muy bien a qué se dedican las personas que hay en esa oficina, o para qué se usa el coche oficial”. “Lo único seguro es que no son funcionarios, sino cargos de confianza”, añaden.

“Se dice que esas dos secretarias han sido las encargadas de ayudar a Bono en la redacción de sus memorias”, aseguran estas mismas fuentes. “Se estima que Bono le costó a las arcas regionales en 2012 unos 160.000 euros”.

Según el PP-CLM, éste es “el único privilegio de ex alto cargo que queda en Castilla-La Mancha”. Uno de sus parlamentarios declara que “de aquí –en referencia al Parlamento– han salido presidentes de Castilla-La Mancha y presidentes de las Cortes absolutamente millonarios”.

Fuentes del sindicato CSIF indican a este diario que ya habían solicitado “en dos ocasiones, en verano de 2012” la eliminación de lo que han calificado como “priviliegios feudales” ante la consejería de Presidencia y Administraciones Públicas, dirigida por Leandro Esteban.

Dentro de esta apuesta por la austeridad en las instituciones manchegas, está pendiente de tramitación un proyecto de Ley para la supresión del denominado ‘complemento de alto cargo’, que también afectaría a ex altos dirigentes de la Junta, incluido Bono.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·