Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla la Mancha

También se han registrado quejas por el catering

Movilización del grupo de élite de la Guardia Civil que protege la central nuclear de Trillo

Critican que los agentes que prestan su servicio en puntos estratégicos de seguridad nacional se encuentren en el limbo en relación a sus riesgos y condiciones laborales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Representantes de AUGC y los componentes del GRS de Madrid y Valencia, que están comisionados en la Central Nuclear de Trillo (Guadalajara), mantuvieron hace unos días un encuentro en el que se destacaron los riesgos que existen en el trabajo en este tipo de instalaciones estratégicas.

Central nuclear de Trillo Central nuclear de Trillo

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, la preocupación de los agentes se centró en torno a la incertidumbre generalizada que está provocando la posible vulneración de derechos en la que podría estar incurriendo la Guardia Civil respecto a las condiciones en las que estos trabajadores realizan su servicio.

Destacan los riesgos que existen en el trabajo en una central nuclear: radioactividad, tiempos de permanencia en el interior de las instalaciones, etc.

Por ello, según las fuentes consultadas, reclaman que se aclare si es la propia central nuclear la que debe ocuparse de la seguridad de los agentes que prestan servicio o si debe ser la Guardia Civil, a través del SPRLGC.

Otro asunto sobre el que se debatió fue el catering. Hubo quejas de comidas grasientas, mal preparadas, incluso alguna semicruda, poca cantidad... En ocasiones, ante esta situación, los efectivos están optando por llevarse su propia comida.

Ante este escenario, AUGC ha iniciado sendas elevaciones de escritos para certificar quién es competente sobre Relaciones Laborales y comprobar qué criterios se han seguido por parte de la empresa responsable del catering (Serunion) para la elaboración de las comidas que se sirven a los agentes.

Hay que recordar que el Gobierno central mantiene un convenio con la seguridad de las centrales nucleares en territorio nacional, por el que se pagan 61.053 euros por cada agente del GRS que presta sus servicios en las instalaciones.

En este sentido, AUGC ha elevado una solicitud a la Inspección de Transparencia del Ministerio del Interior para que desglose dónde va todo ese dinero y para qué se utiliza porque consideran que es una cantidad que puede paliar la problemática que denuncian.

Además, la aplicación de la actual OG 11/14, jornada y horarios de los miembros de la Guardia Civil, fue otro de los asuntos importantes a tratar.

Denuncian que los GRS que prestan seguridad en la central nuclear de Trillo no saben en qué régimen prestan sus servicios, lo cual supone que van comisionados por el artículo 18.1.e. A raíz de esto, no están acumulando días singularizados por trabajar en festivos o nocturnos. Tampoco generan días festivos aunque se trabajen, ni se computan horas durante sus periodos de localización, tiempos de activación de localización, etc..

Por todo ello, AUGC ha preparado también instancias para que los agentes de forma individual puedan solicitar si tienen o no derecho a lo anterior. Así mismo, desde la Junta Directiva Nacional se coordinará una estrategia de cara a la posibilidad de acudir a un posible contencioso.

Consideran que, aunque los guardias civiles se deban a órdenes, no es de recibo que se presten servicios, en este caso la seguridad de puntos estratégicos de seguridad nacional, sujetos a todo tipo de incertidumbres referentes tanto a los riesgos laborales como a sus condiciones de servicio. Destacan que se está jugando con la seguridad e integridad física de los agentes y con su conciliación laboral y familiar.


“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·