Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

La industria eólica del Bierzo (León), clave en la reconversión minera, se desmorona por la cancelación de numerosos proyectos renovables en Europa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Bierzo regeneró su tejido industrial para afrontar la reconversión económica después del cierre de minas en la década de los noventa. Cuando la prosperidad de la comarca empezaba a recuperarse, las empresas clave de la comarca leonesa, las eólicas, comienzan a presentar serios problemas económicos, que vienen acompañados de ERE's y recortes de producción. A mediados de los años noventa, el Gobierno decidió cerrar las explotaciones mineras de la comarca leonesa del Bierzo. A cambio, desde Madrid se propuso un plan para regenerar todo el tejido industrial y redirigirlo hacia otros sectores, sobre todo al de las energías renovables. Más de una década después, empresas que resultaron fundamentales para esta reconversión comienzan a flaquear. Es el caso de LM Glasfier: La mayor industria de toda la comarca, dedicada a fabricar las palas de los molinos eólicos que luego implantan las eléctricas por toda la geografía española y europea. Más de 750 empleados -de un total de 1.000- ven peligrar su puesto de trabajo. La principal factoría del Bierzo, con un alto contenido en I+D+i, presentará un expediente de extinción de empleo para 155 operarios, y otro de suspensión temporal por un periodo de tres meses y medio que afectará a 375. Otros 70 de ellos ya han perdido su empleo temporal desde que comenzase 2009. El origen de la crisis de LM Glasfier radica en la supresión o retraso de los planes de creación de parques eólicos en toda Europa por culpa de la situación que atraviesa la economía global. Fuentes conocedoras de la situación de LM aseguran que es sólo "una situación temporal", ya que el sector tiene una perspectiva de futuro positiva". Otra de las grandes empresas bercianas del sector eólico que atraviesa por dificultades es Comonor. La caída en la facturación a causa de la crisis es el argumento utilizado por la firma para justificar que, de acuerdo a los cálculos sindicales, doscientos trabajadores se hayan quedado sin empleo al no haberles sido renovado el contrato temporal. La grave situación económica por la que atraviesan estas industrias ha contagiado al resto de sectores, como el del vidrio: Vitro Cristalglass, una firma que presentó un plan de bajas incentivadas para 65 obreros, cuyas condiciones sólo fueron aceptadas por 25. Los sindicatos denuncian que, a partir de este hecho, la dirección de la empresa ha despedido a diez trabajadores de un golpe. Hasta el sector vinícola, tan tradicional en la zona, está encontrando serios problemas para salir adelante. Viñas del Bierzo, uno de los principales productores de vino de la región, ya ha suspendido el empleo a 9 trabajadores.