Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

Guerra de cifras entre el Gobierno de Castilla y León y la oposición por los cargos de libre designación. Las Cortes rechazan limitar los nombramientos, más de 5.000 según el PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Castilla y León es la segunda autonomía de España con mayor número de funcionarios, más de 186.000, entre los que se incluye personal de libre designación. El PSOE ha cifrado esos nombramientos en 5.000 puestos, una cifra que la consejería de Hacienda no comparte. Este debate sobre los cargos 'a dedo' ha llegado a las Cortes, donde se ha rechazado la iniciativa socialista que proponía limitarlos por ley.

“Cada día laborable se produce una nueva contratación ‘a dedo’ en la Administración autonómica de Castilla y León”. Ésa es la acusación que ha llevado el PSOE esta semana a la comisión de Hacienda regional, a través de una iniciativa que aboga por establecer un límite al número de nombramientos, elaborada por el procurador Francisco Ramos, y que fue rechazada por las Cortes.

Según los cálculos socialistas, hay “5.000 personas con un puesto de libre designación” en la Junta, “nombrada por responsables políticos”. Sin embargo, fuentes de la consejería de Hacienda han asegurado a El Confidencial Autonómico que esa cifra “dista mucho de la realidad”. Reconocen que “existen nombramientos de ese tipo”, pero sea como fuere “todos los que acceden a uno de esos cargos son funcionarios”.

De acuerdo con las cifras oficiales, en Castilla y León hay “cerca de 186.000 empleados públicos”, lo que la convierte en la segunda autonomía con mayor número de funcionarios, sólo por detrás de Extremadura. En Castilla y León, de cada 100 asalariados, 27 cobran del Estado.

Quiénes acceden a los puestos de libre designación

“Todos las personas nombradas por ese procedimiento son funcionarios: se hace una convocatoria pública y entre los que se presentan y cumplen los requisitos, se elige”, explican fuentes gubernamentales, que niegan la existencia de una “administración paralela”.

Sin embargo, desde el PSOE consideran que el criterio que impera en esas designaciones es “la afinidad y la lealtad personal y política”. “Hay un abuso de la libre designación”, insisten.

La propuesta del procurador socialista consistía en limitar la libre designación a “los puestos superiores a jefes de servicio”, contemplados en el artículo 51 de la Ley 7/2005, de forma que no serían permitidos hasta el nivel 28 de los 30 que hay en la Administración.

De acuerdo con la iniciativa presentada por Francisco Ramos, se debería suprimir posibilidad de cubrir plazas por libre designación en los ámbitos de intervención e inspección internas, con la excepción de las secretarías de los consejeros, en aras de la “transparencia”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·