Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

La Junta de Castilla y León combate la crisis eliminando el Boletín de la Presidencia. A partir de ahora, la información se dará en soporte electrónico

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Consejería de la Presidencia ahorrará más de un millón de euros en 2010 con la puesta en marcha del Boletín Oficial de Castilla y León Electrónico que tendrá plena validez jurídica a partir del próximo 1 de enero y que permitirá dejar de imprimir cada año más de 120 millones de páginas. El consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, anunció los nuevos Presupuestos con motivo de su comparecencia en la Comisión de Hacienda de las Cortes a la que acudió para informar el Proyecto de Presupuestos de su Consejería para el próximo año. Según explicó De Santiago-Juárez, con la puesta en marcha en 2010 del Boletín Electrónico la Consejería de la Presidencia contribuirá de manera destacada a la mejora de la gestión medioambiental y al impulso del desarrollo sostenible así como al ahorro del gasto público, con una reducción de un coste de edición que cifró en el 60 por ciento. A ello, continuó, hay que sumar otros 500.000 euros anuales derivados de los gastos postales de envío del Boletín en papel y que, con el nuevo formato, supondrán "otra partida más que podrán ahorrar las arcas autonómicas" y con la que se avanza en sintonía con las necesidades de un mundo globalizado en el que las redes telemáticas son protagonistas. "Buena prueba de ello -aseveró-- es que sólo durante el año pasado la web del Bocyl recibió más de cinco millones de visitas". De Santiago-Juárez explicó que el ahorro que se conseguirá con la desaparición del boletín en formato papel forma parte de la línea de austeridad que caracteriza al Proyecto de Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2010 y que se llevará a cabo también en el departamento de la Presidencia, cuyo presupuesto caerá un 15 por ciento hasta situarse en los 17,9 millones de euros. Así, el consejero cifró en un 22,6 por ciento la caída de los gastos corrientes (1,2 millones de euros) con especial incidencia en el Secretariado General donde la disminución llegará al 57 por ciento gracias a la transición del Bocyl hacia el modelo electrónico.