Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

La familia Marichalar, satisfecha con la decisión del Ayuntamiento de buscar otros terrenos para Soria II, espera ahora que la Junta siga el mismo camino

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Después de conocer que el Ayuntamiento de Soria ha pedido a la gestora urbanística Gesturcal otras alternativas para la creación de un polígono industrial que no alcance sus terrenos, la familia Marichalar espera ahora que la Junta de Castilla y León siga el mismo camino. "Estamos satisfechos, pero la última palabra la tiene la Junta". La anunciada expropiación de las tierras que la familia Marichalar tiene en Soria parece haber quedado paralizada. La empresa inmobiliaria a la que se le encargó la construcción de un parque empresarial sobre ese terreno, Gesturcal, ha recibido órdenes procedentes del Ayuntamiento, solicitándole que busque "otras alternativas". Una fuente cercana al entorno de la familia Marichalar ha reconocido a El Confidencial Autonómico que "ahora somos más optimistas, aunque dependemos de la Junta, que inició este problema hace ya tres años". Efectivamente, la Junta de Castilla y León, gobernada por el 'popular' Juan Vicente Herrera, debe decidir ahora si sigue o no con la expropiación de los terrenos que son propiedad de los Marichalar, y que cuentan con yacimientos arqueológicos y ruinas románicas. La decisión del ayuntamiento soriano no es el único revés que ha recibido el proyecto de la Junta: el pasado 12 de junio un informe encargado por la constructora se posicionaba contrario a la construcción del polígono industrial Soria II por "atentar contra el medio ambiente y los elementos históricos" de la zona. Además, el próximo 2 de octubre puede confirmarse una medida cautelar contra la expropiación solicitada por uno de los propietarios del terreno. "La anterior, puesta por la hermana, fue aceptada", afirman las fuentes consultadas. Para los Marichalar, el ayuntamiento de Soria ha estado "condicionado" por el gobierno provincial: "los treinta millones de euros que la Junta quiere invertir hace que el consistorio tenga poco margen de maniobra". Voces cercanas a la familia afirman a este confidencial que esperan que la Junta ceda "si se van confirmando decisiones contrarias". Sin embargo, nadie del equipo de gobierno se ha puesto," hasta el momento" en contacto con los hermanos, que esperan "cierta cordura" para solucionar el conflicto.