Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

La familia Marichalar consigue otra sentencia favorable a la paralización de la expropiación de sus terrenos en Soria. Ha prosperado la medida cautelar solicitada hace dos semanas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (Burgos) ha dictado una nueva sentencia en la que confirma las medidas cautelares solicitadas por Ignacio de Marichalar y Sáenz de Tejada contra el acuerdo del pleno del Ayuntamiento de Soria que acordó la expropiación de terrenos para construir un gran polígono industrial, bautizado como 'Soria II'. "Es la cuarta decisión judicial favorable a la paralización de la expropiación, por lo que estamos más que satisfechos". Estas palabras, procedentes de una voz muy cercana al entorno de la familia Marichalar, consultada por El Confidencial Autonómico, reflejan el sentir de los propietarios tras conocer la resolución del Tribunal Superior de Justicia leonés. Tal y como adelantó este confidencial -léalo aquí-, el pasado 2 de octubre Ignacio de Marichalar solicitó una medida cautelar contra la expropiación con el fin de obtener el mismo resultado que la que presentó su hermana Ana en el mes de mayo. Las fuentes consultadas afirman que "la sentencia es firme y rechaza la totalidad de las pretensiones del Ayuntamiento de Soria y de la empresa pública Gesturcal de la Junta de Castilla y León". Para la familia Marichalar, la construcción del polígono industrial Soria II en sus terrenos supondría un grave deterioro del entorno de muchos bienes patrimoniales considerados de Interés Cultural. Estos elementos a los que hace referencia son Numancia y el Cerco Romano de Garray, la Margen izquierda del río Duero, el Casco Antiguo de la Ciudad de Soria, la Iglesia y el Claustro de San Juan de Duero, la Muralla medieval, la Iglesia Concatedral de San Pedro, y la Antigua Parroquia de San Millán. A su vez, recuerdan que diferentes instituciones como la Mesa del Instituto de España, las reales academias de Bellas Artes y de la Historia, y universidades españolas y europeas, se han manifestado en contra de las expropiaciones, que hubiesen causado un "impacto ambiental permanente, irrecuperable e irreversible".