Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

El PSOE de Burgos, preocupado: esperan un aluvión de bajas de militantes si se confirma definitivamente el cierre de la central nuclear de Garoña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El más que probable cierre de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, está suponiendo un quebradero de cabeza para la formación regional: Numerosos militantes de la zona de influencia de la planta han amenazado con 'romper su carnet' en caso de que se confirme la desmantelación de las instalaciones que muchos ya dan segura. "La posibilidad de que muchos militantes se den de baja es real" aseguran fuentes del PSOE de Burgos, confirmando el malestar existente entre las bases del partido regional por la decisión del Gobierno socialista de cerrar la central de Garoña "pese a los diez años de moratoria que respalda el Consejo de Seguridad Nuclear". "El cierre de Garoña estaba previsto en el programa electoral del PSOE para las últimas generales, pero siempre se tuvo en cuenta que debía ser el Consejo de Seguridad Nuclear el que sentenciara el futuro de la planta" indican las mismas fuentes socialistas. A pesar de que en el PSOE burgalés respaldan "con la boca pequeña" -tal y como asumen fuentes cercanas a su dirección- los planes alternativos de Zapatero para la región, la realidad es que los afiliados socialistas se encuentran en una situación "incómoda, de malestar" con el futuro movimiento del Gobierno central. Las bases socialistas provenientes de Valle de Tobalina, municipio en el que está enclavada la planta de Garoña, son, según confirman desde burgos, "las más susceptibles de sentirse defraudadas por el PSOE". Los afiliados de esta zona no representan un porcentaje alto del total de militantes, pero "podrían iniciar un efecto dominó y trasladar su malestar al resto de la provincia" indican. Incluso dentro del partido hay quien ha llegado a poner en duda la fidelidad de los dos concejales socialistas de Valle de Tobalina -que gobierna el 'popular' Rafael González-, que "quizás decidan pasar a ser independientes. Si cierra la central, poco futuro tiene el PSOE en la zona dejando a mil personas en la calle por una decisión electoral" sentencian. El efecto dominó del que hablan desde el PSOE burgalés se refiere a los 14 municipios que conforman el área inmediata de influencia de la central nuclear de Garoña. Los alcaldes de estas administraciones se han reunido como plataforma para actuar ante la Asociación de Municipios en Áreas con Centrales Nucleares (AMAC). "Cuando lo que importa es la prosperidad de una zona, los dirigentes se unen y se olvidan de los colores políticos" valoran finalmente las fuentes consultadas por este confidencial.