Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

Las cárceles de Palencia y Topas encabezan las peticiones de extradición de presos a sus países de origen. Interior ordenó en febrero reducir el número de extranjeros

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A comienzos de año, y ante la inminente reforma de la Ley de Extranjería, el ministerio del Interior mandó la siguiente orden a Instituciones Penitenciarias: "Hay que reducir el número de extranjeros en las cárceles españolas". Para ello, es necesario solicitar al país de origen del reo su extradición, un trámite nada sencillo. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, las cárceles que mejor están aplicando la disposición del ministerio que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba son las de Palencia y Topas (en Salamanca). Precisamente, ambas instalaciones son las que más presos extranjeros tienen en sus celdas. Así lo ha confirmado a este diario una voz autorizada de Instituciones Penitenciarias que, no obstante, advierte de la "enorme dificultad" para que un preso extranjero cumpla condena en su país de origen. Entre las múltiples trabas que encuentran los directores de las cárceles españolas para solicitar la extradición de los reos destacan: --La falta de colaboración del país receptor. Las fuentes consultadas destacan que "el mayor problema que encontramos es la negativa del país del preso a recibirle. En los países de Sudamérica la espera de respuestas se hace eterna". --La estrategia llevada a cabo por los abogados de los presos. "Si los reos proceden de un país con un régimen dictatorial o un gobierno visto con recelo desde España, los letrados recurren a la vulneración de derechos humanos en las cárceles de estos países para impedir o retrasar la extradición". --Muchos reos piden la reducción de su pena a cambio de trasladarse a su país de origen. "Suele ser una solución que solemos aceptar, aunque obviamente no podemos permitirlo en delitos graves". Desde Instituciones Penitenciarias señalan que las cárceles de Palencia y Topas, donde cerca del 50 por ciento de sus reclusos no son españoles, "han aumentado considerablemente en estos últimos meses las peticiones de extradición". Los presos a los que más cuesta enviar a su país de origen son los rumanos, los albano-kosovares y los colombianos.