Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

El museo en honor a Adolfo Suárez creado en Cebreros (Ávila), cuenta con un documental sobre la vida del político en el que no quisieron participar Zapatero, Guerra, ni González

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Luis Rodríguez Zapatero, Felipe González y Alfonso Guerra declinaron sumarse al documental en homenaje a Adolfo Suárez preparado para el Museo de Adolfo Suárez y la Transición en Cebreros (Ávila), localidad natal de Suárez. Aznar, Fraga, Carrillo y Marcelino Camacho sí aparecen en el vídeo. El Museo Adolfo Suárez y la Transición fue inaugurado a comienzos del último verano en Cebreros, municipio abulense en el que nació el primer presidente español del régimen de 1978. Entre recuerdos de la época -un seiscientos, canciones políticas-, el Museo tiene un objetivo fundamentalmente didáctico e histórico. El documental en homenaje a Suárez es uno de los grandes atractivos de la exposición, y en él participan personajes como Marcelino Camacho, José María Aznar, Manuel Fraga y Santiago Carrillo, repasando aspectos personales y políticos de Adolfo Suárez. Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Autonómico, Rodríguez Zapatero, contactado a través del Gabinete de la Moncloa, ni siquiera contestó a la petición de los gestores del Museo de participar en el documental. Felipe González y Alfonso Guerra se limitaron a expresar su negativa. Al ex presidente socialista le molestó que el museo en homenaje a Suárez y la Transición, en origen una idea de los socialistas, "se lo terminara apropiando la derecha". Por otra parte, la colaboración de la familia Suárez con el proyecto fue plena en todo momento, si bien Adolfo Suárez Illana, portavoz autorizado de su padre, sigue desde hace años y en todo momento una política que limita sus intervenciones a la defensa de la verdad histórica sobre Suárez padre, como pudo constatarse en un artículo a propósito del libro de Luis Herrero "Los que le llamábamos Adolfo", en el que desmentía algunas afirmaciones del autor. Suárez Illana siguió esa misma política en el caso del Museo.