Miércoles 07/12/2016. Actualizado 13:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Castilla y León

Los comités de empresa de todas las centrales nucleares preparan un ‘golpe de efecto’ aprovechando la visita de Zapatero a un Obama que apuesta ahora por lo nuclear

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de Estados Unidos, Barak Obama, se confirma como un defensor de la energía nuclear. Mientras, en España, este tipo de centrales continúan en entredicho. Los comités de empresa ya se han reunido para organizar "algo" y dar un 'golpe de efecto' mediático aprovechando la visita de Zapatero a EE.UU.' Obama y Zapatero volverán a coincidir el próximo 12 y 13 de abril en Estados Unidos con motivo de la celebración de la Cumbre de Seguridad Nuclear, que convocará en Washington a más de cuarenta líderes mundiales. Recientemente, Obama ha despejado la incógnita sobre su postura frente a la energía nuclear, anunciando la concesión de un fondo de 8.300 millones de dólares para la construcción de dos reactores en el estado norteamericano de Georgia. Será la primera central nuclear que se construye en Estados Unidos desde 1979. En España, la posición del Gobierno en materia nuclear aún no está del todo clara. Por un lado, Industria busca al candidato perfecto para albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC); Por otro, se desoye al Consejo Nacional de Seguridad Nuclear, favorable a prorrogar la actividad de la central de Garoña (Burgos) durante diez años más: Zapatero ha fijado 2013 como fecha definitiva para su cierre. Conscientes de la importancia de la futura reunión en Washington, los comités de empresa de las centrales nucleares españolas han iniciado contactos para "preparar algo" para esos días. "Los planes aún están verdes, pero habrá un golpe de efecto" confirman a El Confidencial Autonómico fuentes del comité de empresa de la central nuclear de Garoña. Según ha podido saber este confidencial, algunas de las propuestas en las que piensan desde otras centrales pasarían por enviar esos días a Washington a un grupo de representantes nacionales del mundo nuclear "con el objetivo de hacerse oir". O incluso el envío de una carta al presidente norteamericano, solicitando que transmita sus tesis en persona a Zapatero. Esta última iniciativa no es nueva: El pasado verano, miembros del comité de empresa de Garoña le entregaron en mano al embajador norteamericano en España una misiva en la que pedían a Obama su mediación ante el posible cierre inminente de la central. Según confirman a este confidencial, "no ha habido ningún tipo de respuesta a esta carta".