Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Utilizaría los aeropuertos de Lérida, Gerona, Sabadell y Reus

El ejército del Aire de una Cataluña independiente: drones, cazas F-16 y aviones Hércules

Los expertos en Defensa de la Asamblea Nacional contemplan que tendría 1.900 efectivos y se integraría en la fuerza de respuesta de la OTAN en 15 años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Asamblea Nacional Catalana creó distintas sectoriales que en los últimos años han ido elaborando estudios e informes sobre cómo afectaría la independencia a sus respectivos ámbitos. Los expertos en Defensa y política militar de la ANC crearon una asociación paralela desde la que han seguido planificando las Fuerzas Armadas de una Cataluña independiente.

Un caza F-16 Fighting Falcon como los que la Asamblea Nacional de Cataluña plantea para el ejército catalán. Caza F-16 Fighting Falcon.

El Confidencial Autonómico ha ido revelando documentos en los que la sectorial de la principal entidad soberanista ha ido diseñando una primera propuesta de lo que sus expertos entienden que tendría que ser el ejército catalán si consiguen independizarse y crear un estado propio.

Primero elaboraron un plan general de cómo se tendrían que ir poniendo en marcha estas fuerzas armadas catalanas. Después pasaron a la fuerza naval; más tarde el ejército de Tierra, tal y como se contó en estas páginas recientemente.

Una Academia de Aviación para formar militares

Tras la polémica generada tras la publicación en ECA y en el diario El Mundo de los primeros documentos de esta sectorial de Defensa, los expertos en temas militares de la ANC se “separaron” de la Asamblea Nacional y crearon una asociación propia, con el nombre de Sociedad de Estudios Militares, para tener mayor libertad para lanzar sus propuestas sobre las hipotéticas fuerzas armadas de una Cataluña independiente.

ECA ha tenido acceso al tercer documento de propuestas, en este caso sobre la “Fuerza Aérea”. El informe contempla que un estado catalán sólo se haría con los bienes inmuebles -instalaciones, edificios- que tiene el Ministerio de Defensa en Cataluña, pero partiría de cero en lo que respecta a material y a personal, para no hacer futuribles “sobre las negociaciones del material de defensa que corresponde a Cataluña, ni al personal de las fuerzas armadas españolas que se quieran integrar”.

El primer paso en el proceso de creación de una fuerza aérea propia, Cataluña tendría que crear una Academia de Aviación para formar a los oficiales, suboficiales y especialistas de su ejército del Aire. Este primer núcleo de militares estarían formados en tres o cuatro años, gracias al asesoramiento de expertos de otros países, y los aspirantes podrían llegar desde el aeropuerto de Sabadell (pilotos) y la Escuela de Formación Aeronáutica de Vilanova i la Geltrú (los mecánicos).

Como paso previo a la puesta en marcha de esta academia los expertos de la ANC creen que lo idóneo sería enviar al personal de esta Fuerza Aérea a formarse al extranjero. Una vez creada, la Academia de Aviación contaría con cinco helicópteros, diez avionetas y cinco aparatos de entrenamiento.

Drones de vigilancia y con misiles

En el documento de la Sociedad de Estudios Militares, los expertos en Defensa de la Asamblea Nacional Catalana contemplan la creación de un Mando de Alerta y Control con la que hacerse con el control del espacio aéreo: “El control de nuestro espacio aéreo, así como de las aguas territoriales, será una exigencia de la comunidad internacional si realmente queremos ser tenidos en cuenta”, advierten los independentistas.

Este mando estaría formado por un Centro de Mando y Control Aéreo que centralizaría toda la información y que también serviría para proporcionar datos a otras ramas de las fuerzas armadas e incluso a su agencia de inteligencia. Además, tendría en un principio tres aviones de alerta temprana transportada -tipo AWAC- que con radares vigilan el espacio aéreo.

Los expertos de este “think tank” nacionalista de Defensa incluyen entre los medios que tendría el ejército del Aire catalán los medios más modernos: los drones o UAV (vehículos aéreos no tripulados, en sus siglas en inglés). Apuestan por comprar entre cuatro y seis unidades de modelos punteros como el Reaper, el Predator y el Heron, que servirían tanto para funciones de vigilancia e inteligencia, como para dar apoyo táctico a las fuerzas de Tierra e incluso para atacar con misiles aire-aire en caso de amenazas terroristas.

Más de 1.600 efectivos

En sus primeros años, la Fuerza Aérea de una Cataluña independiente tendría, según el documento consultado por El Confidencial Autonómico, un escuadrón de 24 helicópteros para transportar hasta a una compañía y con potencia de fuego; un escuadrón contra incendios con más de una docena de aviones bombarderos para lanzar agua; y un escuadrón de búsqueda y rescate.

A todo ello habría que añadir un Mando de Logística y Mantenimiento en el que se integraría una unidad de inspección, el cuerpo de suministros y el cuerpo de mecánicos. En total, en esta primera fase de creación que duraría diez años, la Fuerza Aérea catalana tendría alrededor de 1.600 efectivos.

Una vez que se hubiera consolidado, el siguiente salto adelante supondría crear un Escuadrón de Transporte Estratégico: estaría dotado de cinco aviones de transporte, modelo Lockheed Martin EC-130J Super Hercules, con capacidad de transportar y abastecer a un batallón de infantería ligera.

Por su parte, el Escuadrón de Ataque estaría compuesto de doce aviones de combate, cazas F-16, que estarán abastecidos de sistemas de señalización de objetivos y munición de precisión. En este punto, los militares del Aire ya serían 1.900.

Con estas nuevas unidades, en quince o veinte años los autores de este estudio contemplan que la Fuerza Aérea de Cataluña se podría integrar en la Fuerza de Respuesta de la OTAN, que la forman varios países y que se pone en funcionamiento en situaciones de crisis.

Los expertos en Defensa de la Asamblea Nacional Catalana han pensado ya incluso en las bases e infraestructuras de esta Fuerza Aérea. Se concentraría en el aeropuerto de Alguaire, en Lérida, que actualmente está “claramente desaprovechado”. A esta base aérea central se sumarían los aeropuertos de Sabadell (Barcelona), Gerona y Reus (Gerona) como plataformas de apoyo, lo que remarcaría, según el informe, “que con la Cataluña independiente se acaba el centralismo, también el barcelonés”, al no concentrar en la capital estas infraestructuras.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·