Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Alicia Gámez ha decidido aislarse para superar el trauma de su secuestro en Mauritania: no sale de casa, no se comunica con nadie y sólo recibe a sus familiares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Veinticinco días después de su liberación, Alicia Gámez no consigue recuperar la vida que dejó en Barcelona antes de su viaje a Mauritania, donde fue secuestrada el pasado 29 de noviembre junto a sus compañeros Roque Pascual y Albert Vilalta, aún en manos de Al Qaeda. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el recuerdo de los días de cautiverio está siendo muy duro para la cooperante española, que después de su regreso a Barcelona el 10 de marzo se encuentra en casa, arropada por su familia, y sin intención de regresar a la vida pública. "La última vez que vimos a Alicia fue en el aeropuerto de El Prat o en la televisión", explica a este diario un compañero de Gámez en la ONG Barcelona Acción Solidaria. La misma fuente asegura que "su hermano nos ha comentado que está bien, pero de momento no se encuentra con fuerzas para hablar con nadie". Los compañeros de la cooperante española han intentado contactar con ella a través de llamadas telefónicas, que nunca han sido contestadas. "El hermano también nos ha pedido que, los que queramos ponernos en contacto con Alicia, lo hagamos a través del correo electrónico". Esta técnica ya la está empleando el entorno más próximo a la cooperante: "sus amigos recurrieron a Internet para preguntarle cómo estaba, y ella sí mira y responde a los mails". "Seguimos en una calma desesperante" Desde Barcelona Acción Solidaria esperan poder "ver pronto, y en persona, a Alicia", pero tampoco se olvidan de los otros dos cooperantes que aún continúan secuestrados en manos de Al Qaeda desde hace más de cuatro meses. Los compañeros de Albert Vilalta y Roque Pascual explican a ECA que desde el regreso de Gámez "seguimos en una situación de calma desesperante. El 'soufflé mediático' se ha desinflado, pero nosotros seguimos a la espera". La última comunicación del Gobierno que recibieron los miembros de la ONG llegó el pasado viernes 26 de marzo. "Nos pidieron que mantuviéramos la calma y la esperanza. Aseguraron que estaban trabajando para una pronta solución de este calvario".