Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

La Asamblea Nacional Catalana planea “actos de desobediencia” si se prohíbe el referéndum

Cataluña

Entre la Diada y el 9 de noviembre llevará a cabo acciones “contra la presión del Estado español para impedir la consulta”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cuando falta poco más de un mes para la Diada de Cataluña y tres para la fecha fijada para el referéndum independentista, la Asamblea Nacional ya calienta motores para movilizar a los catalanes a favor de la secesión. Las asambleas sectoriales que forman esta organización han elaborado un manifiesto con la “hoja de ruta” a seguir en estos meses clave.

La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Carme Forcadell. La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Carme Forcadell.

Desde hace semanas, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) está volcada en organizar la manifestación del próximo 11 de septiembre: una gran “V” con decenas de miles de personas en la Diagonal y la Gran Vía de Barcelona. La “V”, según la ANC, será símbolo de “vía, voluntad, votar y victoria”.

El objetivo de la Asamblea Nacional y de Ómnium Cultural es reunir a cientos de miles de personas -en línea con la Diada de 2012, y con la cadena humana del 11 de septiembre de 2013- con el objetivo de reclamar al Gobierno de Mariano Rajoy que no impida la consulta del 9 de noviembre, y exigir al ejecutivo catalán de Artur Mas que la convoque a pesar de la prohibición.

Para afrontar estos próximos meses clave para el proceso soberanista, la Asamblea Nacional Catalana ya tiene una hoja de ruta, un documento con unas “instrucciones” para impulsar la celebración del referéndum sobre la independencia.

El período decisivo, entre el 11-S y el 9-N

El Confidencial Autonómico ha podido consultar un manifiesto, con el título “El 9-N, ¡votaremos!”, elaborado por el equipo de coordinación intersectorial de la ANC. Es decir, lo impulsan las diferentes asambleas sectoriales -de funcionarios, de profesores, de economistas, de juristas, de bomberos, de jubilados...- que participan en la Asamblea Nacional Catalana organizando actos y elaborando documentos sobre sus distintos ámbitos de especialización.

Primero, el documento de esta organización independentista señala que la tarea de las asambleas sectoriales es promover las condiciones favorables a la constitución de un estado propio para Cataluña. Y para ello anima a todos los sectores de la ANC trabajar por promover la defensa del “derecho a decidir”, y después a favor de que los catalanes se inclinen por votar “Sí-Sí” (sí a que Cataluña sea un estado, y que ese estado sea independiente) en la consulta planteada por Artur Mas.

El primer reto, como ya se ha indicado, es la Diada, que pretenden que se recuerde como “el 11 de septiembre que hizo posible la celebración de la consulta”, debido a que la movilización ciudadana sea tan grande que fuerce al Estado a permitir el referéndum.

A continuación, y hasta el 9 de noviembre, transcurrirá el que para la Asamblea Nacional Catalana será “el período decisivo para asegurar la celebración del referéndum de autodeterminación”. En esos dos meses tratarán de atraer a más votantes hacia el “Sí-Sí”, pero también indican en el documento consultado por ECA otra tarea: “Acciones concretas contra la presión del Estado español para impedir la consulta, contra las terceras vías y las tentaciones de claudicación”.

Esto constituye todo un aviso, tanto al gobierno de Mariano Rajoy -que será el que tome la iniciativa para frenar el referéndum si la Generalitat lo convoca- como al de Artur Mas, para que no le entren esas “tentaciones de claudicación”.

Si se impide el acceso de los ciudadanos a las urnas”

Para cumplir esos objetivos, y conseguir que el 9 de noviembre los catalanes puedan votar si quieren separarse de España, las asambleas sectoriales proponen al conjunto de la ANC y de sus simpatizantes una serie de acciones.

Sin duda, la propuesta más radical es la que se plantea en el escenario de que el Estado bloquee la celebración del referéndum, probablemente a través de un recurso ante el Tribunal Constitucional: “Proponer e implementar los actos de desobediencia civil que la Comisión de desobediencia proponga en el caso de que se impida el acceso de los ciudadanos a las urnas”.

El documento no especifica en que consistirían estos actos de desobediencia civil -que los propondría una “Comisión de desobediencia” de la ANC-, aunque es una idea que ya se ha sugerido anteriormente en círculos independentistas ante la posibilidad de que las instituciones nacionales prohíban el referéndum.

Además de estos actos de desobediencia civil, las asambleas sectoriales de la ANC también se plantean colaborar con las asambleas territoriales (que son básicamente de ámbito local) para “hacer las gestiones oportunas en los municipios en los que la mayoría de gobierno se niegue a colaborar en la realización del referéndum".

Y es que, en algunos municipios gobernados por CiU o ERC se han aprobado mociones para mostrar a la Generalitat de Cataluña toda su colaboración en la celebración de la consulta: por ejemplo, aprobando ceder los datos de los vecinos recogidos en el padrón municipal para elaborar el censo. Sin embargo, otros ayuntamientos, regidos por alcaldes de PP y PSC, se han negado a colaborar con la organización del referéndum independentista.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·