Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Los turistas con destino a Barcelona soportaron ayer horas de atasco en plena ‘operación salida’ debido al paso del Tour por la Ciudad Condal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Uno de los acontecimientos deportivos del año para Cataluña es el paso del Tour de Francia por la Comunidad Autónoma. Sin embargo, esta visita de los ciclistas no está resultando tan agradable como se esperaba: a la lluvia torrencial que cayó el jueves para recibir al pelotón se sumó el viernes el gran atasco que se formó en las carreteras de entrada a la Ciudad Condal provocado por la gran afluencia de aficionados y medios a Barcelona que quisieron presenciar la carrera ciclista en tierras españolas. La etapa de ayer, de 225 kilómetros y que supuso el primer final de etapa en alto, en Andorra, se dividió en cuatro tramos, de forma que entre las nueve y cuarto y las doce y cuarto se cortó el tráfico en la BP-1417, entre Barcelona y Sant Cugat del Vallès, y en la BP-1503, entre Sant Cugat del Vallès, Rubí y Terrassa. El segundo tramo obligó a cortar la circulación entre las diez y las dos de la tarde en la C-59, entre Terrassa, Vacarisses, Sant Vicenç de Castelldet y Manresa; y en la C-55, entre Manresa, Sant Joan de Vilatorrada, Callús, Súria y Cardona. El tercer tramo obligó a suspender el tráfico entre las once y media y las cuatro de la tarde, en la C-58, entre Cardona, Clariana de Cardener y Solsona, la LV4011, entre Solsona, Cambrils, Coll de Nargó y Organyà; mientras que la última parte prohibió la circulación entre la una y cuarto y las cuatro y media en la C-14, de Organyà a Pla de Sant Tirs, la N-250, de Pla de Sant Tirs a La Seu d'Urgell, y en la N-145, de La Seu d'Urgell a Andorra. Así, hasta las cinco de la tarde de ayer, los turistas que querían entrar a la Ciudad Condal no pudieron transitar con total normalidad por varios accesos, y los atascos que se formaron fueron considerables. A estos atascos hay que sumarles los que a última hora de la tarde se ocasionaron en las salidas de la ciudad, ya que muchos aficionados y medios de comunicación volvían a sus hogares abandonando Barcelona.