Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Caixa Catalunya no edita calendarios ni objetos de merchandising ante la eventualidad de un cambio en el logotipo y en el nombre de la empresa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A la espera de que la Unión Europea dé el visto bueno definitivo a la fusión con Caixa Manresa y Caixa Tarragona, Narcís Serra, presidente de Caixa Catalunya, trabaja ya en la transformación de la entidad. La Dirección General, con Adolfo Todó a la cabeza, ha comunicado a los administradores de oficina que este año no habrá ni calendarios ni otros objetos de merchandising ante el más que posible cambio de nombre y de logotipo de la empresa. "La explicación que se está dando a los clientes es que se está intentando ahorrar costes en esta época de vacas flacas". Estas palabras pertenecen a una voz autorizada del Comité de Empresa de Caixa Catalunya, que añade: "la Dirección General ha dado orden de que se dé esta versión oficial, pero en la empresa no hay más ahorro que ése". La misma fuente, consultada por El Confidencial Autonómico, explica que "los directores de oficina están recibiendo incluso menos tarjetas para dar a los clientes, ya que pronto se espera que tengan que ser retiradas y sustituidas por otras. La empresa no está para despilfarros, y es lógico que no quieran producir estas cosas que quizá a mitad de año haya que tirar". Pese a esta política de ahorro anunciada a los clientes, los sindicatos denunciaron ayer que en el último consejo de administración de Caixa Catalunya se acordó la subida de los salarios de la alta dirección. El director general, Adolfo Todó, se ha subido el sueldo hasta los 800.000 euros semanales. "Para una empresa tan grande, el ahorro que supone dejar de producir merchandising o pagar aviones para las reuniones en Barcelona -que ahora también quieren suprimir a través de reuniones virtuales a través de Internet- es mínimo, pero es la imagen que se quiere dar a clientes y trabajadores", comenta a este confidencial una fuente sindical.