Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Caixa Catalunya venderá 100 oficinas a clientes de banca privada para situarse en una posición privilegiada de cara a la futura reorganización de las cajas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Caixa Catalunya, la segunda caja catalana, está 'echando el resto' para reducir su tasa de morosidad y posicionarse de cara al próximo 'baile' de cajas. Las medicina está siendo la 'mano de hierro' del director, Adolf Todó, y el sistema un cambio de estrategia en la red comercial, que pasa de "despachar hipotecas a hacerles trajes a medida" y por vender sus oficinas a los clientes de banca privada. "La idea era converger con el sector en términos de mora a finales de este año, pero creemos que los datos de junio van a traer ese objetivo seis meses antes de lo previsto", adelantan a El Confidencial Digital fuentes cercanas al equipo gestor de la caja que preside Narcís Serra, que hablan de un incremento del impago de sus clientes del 0,39%, frente al 1% que de media sufre este sector. "Somos muy conscientes de cuál es nuestro punto de partida, y se está trabajando a toda máquina para reducir la mora", aseguran. Esta tasa se sitúa en torno al 5, 7% y, según ha podido saber ECD, en los últimos informes internos de la CECA, aparecen por detrás otras siete entidades de ahorro con peores ratios de morosidad. "Tenemos una cobertura del 52%, cuando la media del sector ronda el 40%-50%" destacan. Lo mismo atestiguan varios directores de sucursal consultados por este confidencial. Afirman que "se están echando muchas horas extra para cumplir con la hoja de ventas y poder reducir la mora hasta en un 15% antes del 30 de junio". Desde los sindicatos con mayor representación en la entidad confirman este "sobreesfuerzo de la red". De acuerdo con fuentes del sector, es el propio director de la caja, Adolf Todó, quien se está encargando, "con mano de hierro" y "en el día a día", de reestructurar y cambiar la orientación de la estrategia comercial. Se ha pasado, de "casi despachar hipotecas, a tener que ir cliente a cliente, ofreciéndoles prácticamente un traje a medida". "Se ha creado una figura nueva en nuestras oficinas, la del gestor de mora, cuya labor es anticiparse a las dificultades de los clientes y diseñarles soluciones personalizadas", manifiesta un directivo. Lea el resto de la información en El Confidencial Digital