Jueves 23/03/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Planes reservados para la secesión

Cálculos de la Generalitat: necesitará 5.000 millones al mes en la Cataluña independiente

El secretario de Hacienda explicó que el gobierno de Puigdemont está preparando ya una agencia aduanera para hacerse cargo de fronteras como el puerto de Barcelona “el día que toque la campana”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Está todo previsto, todo preparado: ese es el mensaje que la Generalitat de Cataluña lleva meses haciendo trasladar a los ciudadanos para el día después de la declaración de la independencia que pretende hacer. Uno de los aspectos más importantes es el del dinero, el de cómo se financiará este estado catalán para el que siguen avanzando desde el gobierno de Carles Puigdemont.

Lluís Salvadó, secretario de Hacienda de la Generalitat de Cataluña. Lluís Salvadó, secretario de Hacienda de la Generalitat de Cataluña.

El ejecutivo catalán mantiene públicamente su idea de celebrar este año un referéndum de independencia. En caso de que ganara el “sí” a la secesión, procedería a declarar la independencia de Cataluña y a funcionar como un Estado, aseguran sus dirigentes, y por ello llevan años preparando lo que llaman “las estructuras de Estado”: los organismos y la legislación que ahora como comunidad autónoma Cataluña no tiene, pero que necesitará si llega a desgajarse del conjunto de España.

En las últimas semanas se han conocido algunos detalles “secretos” de estos planes y preparativos de la Generalitat. El diario El País difundió el contenido de una charla que dio el ex juez y hasta hace poco senador de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Santiago Vidal, que por ejemplo dijo que la administración catalana tenía ya -de forma ilegal- los datos fiscales de todos los residentes en Cataluña, y que había unos 400 millones de euros ocultos en diversas partidas del presupuesto para el referéndum y la ruptura.

Este domingo el periódico de Prisa publicó también algunos detalles que el secretario de Hacienda de la Generalitat, Lluís Salvadó, dio en otra conferencia de hace meses sobre el mismo tema, de los datos fiscales. Salvadó, por ejemplo, explicó que el gobierno catalán trata de conseguir que se paguen impuestos en una Cataluña independiente en caso de que los bancos no colaboren.

5.000 millones de euros mensuales

Pero hubo mucho más. El Confidencial Autonómico ha podido consultar la grabación de la conferencia completa que el secretario de Hacienda de la Generalitat -que depende de Oriol Junqueras, consejero del ramo- dio en Terrasa sobre “La futura Hacienda catalana” el pasado 15 de diciembre.

Si bien en algunos casos dijo que prefería no dar muchos detalles, en otro Lluís Salvadó sí aportó numerosa información sobre los planes que la Generalitat no sólo tiene de forma teórica, sino que ya está poniendo en marcha para poder suplantar al Ministerio de Hacienda y a la Agencia Estatal de Administración Tributaria desde el “minuto cero” tras la proclamación de la independencia.

Por ejemplo, Salvadó dio una cifra del dinero que la Generalitat calcula que necesitaría para salir adelante en esos primeros meses de secesión, si finalmente todo saliera según la voluntad de los partidos independentistas.

“La futura república catalana necesitará cinco mil millones de euros mensuales para que todo siga funcionando”, explicó Lluís Salvadó, es decir, para que la Generalitat tenga el mínimo para poder pagar las nóminas de los funcionarios (incluidos los Mossos), para pagar las prestaciones por desempleo, para que las diputaciones provinciales y los ayuntamientos tengan liquidez... es decir, para que no se produzca ningún colapso de las finanzas públicas tras romper con el Estado.

Más funcionarios para recaudar impuestos

Esa cifra que dio Salvadó provocó que al final de su intervención algunso asistentes le hicieran una pregunta obvia: ¿De dónde saldrían esos 5.000 millones de euros? La respuesta del alto cargo de la Generalitat fue que de los impuestos que recaudará la Agencia Tributaria Catalana -que están extendiendo y ampliando para poder sustituir a la española-, y de otras fuentes de financiación.

“Somos conscientes de que no recaudaremos el 100%”, explicó Salvadó. Es decir, que en los primeros compases tras la ruptura con el Estado, una Cataluña independiente no empezaría a recibir automáticamente todos los impuestos, ya que seguramente habría ciudadanos y empresas que se negarían a pagarlo a unas autoridades que no reconocerían como legítimas.

Como complemento a la vía fiscal, el gobierno catalán piensa acudir a los mercados internacionales: a emitir deuda y pedir dinero a bancos internacionales para poder financiarse.

Para estar en condiciones de hacer todo esto, Lluís Salvadó explicó a los asistentes a esta conferencia en Terrasa (organizada por la Assemblea Nacional Catalana) que la Generalitat ampliará durante este 2017 la Agencia Tributaria Catalana.

Por un lado, abrirá una quincena de nuevas oficinas por todo el territorio (por ejemplo en Terrasa), y además tendrá que doblar la plantilla. Si a principios de 2017 cuenta con 400, para septiembre, cuando tienen previsto celebrar el referéndum, deberá haber entre 800 y 900 funcionarios trabajando en esa Hacienda catalana. De hecho, explica que habrá que formar en estos próximos meses a esos 400 funcionarios de otros departamentos, a través de un instituto de formación que está en marcha.

El objetivo es claro: “Recaudar 70.000 millones de euros”, es decir, esos 5.000 millones mensuales, por doce meses. Eso requerirá también un nuevo programa informático para los pagos a través de Internet, que también se estaría desarrollando, con el nombre de Espriu (poeta catalán).

Cómo hacer que los catalanes paguen impuestos

La otra pregunta clave que hizo otro asistente fue cómo conseguirá la Generalitat de Cataluña, una vez proclamada la independencia, que ciudadanos y empresas paguen a su nueva Hacienda y no a la de España, “al señor Montoro”.

“Si ganamos el referéndum por goleada”, fue la respuesta de Lluís Salvadó. El secretario de Hacienda se mostró convencido de que todo dependerá del resultado de ese plebiscito que quiere repetir la Generalitat (tras el del 9 de noviembre de 2014) este 2017 para que sea definitivo.

“Si lo ganamos con un 47% como el 27 septiembre [las elecciones autonómicas de 2015, en que Junts pel Sí y la CUP se quedaron en el 47,7% de los votos, cuando esperaban superar el 50% para declarar ya la independencia], lo tendremos complicado: pagarán los convencidos y los forofos”, pronosticó Salvadó.

Por contra, aseguró que si el “sí” a la independencia alcanzara el 60%, “os asegura que La Caixa será la primera en venir a pagar a la Agencia Tributaria Catalana”, porque según él con ese resultado contundente todos tendrían clarísimo “que el proceso ha acabado, que no hay punto de retorno”. En ese caso, las empresas por pragmatismo abonarían los impuestos a esa Cataluña independiente.

Pero además, explicó que lo primero será que la propia Generalitat, y sus 179 organismos públicos, empiecen a liquidar sus impuestos con la propia Hacienda catalana y no con el Estado: “El primero que dará la cara será la generalitat”, y aseguró que Oriol Junqueras apuesta por lo mismo.

De ahí que estarían ya preparando para que todo el sector público pague impuestos -y también cotizaciones sociales- a las nuevas instituciones independientes, para que así se sumen los ciudadanos, los autónomas, las empresas, los ayuntamientos... Y repitió la idea: “Si ganamos con comodidad y contundencia [el referéndum], todos vendrán a pagar” a la Hacienda propia.

Aduanas y catastro

A los detalles sobre la Agencia Tributaria se sumaron otros sobre otros organismos. Por ejemplo, Lluís Salvadó aseguró que el gobierno de Puigdemont ya está desarrollando una “agencia aduanera”, que tendrá como misión hacerse cargo de las aduanas con el extranjero para asegurar el comercio exterior.

Esto lo presentó como algo muy urgente: la sustitución de los funcionarios del Estado por los catalanes se haría en el primer momento, ya que por ejemplo el puerto de Barcelona no podría estar parado en ningún momento, sin recibir o enviar mercancías. “Para el puerto de Barcelona, un día es un drama”, y por eso pretenden que “el día que toque la campana”, es decir, cuando declaren la independencia y tomen el control de este tipo de lugares.

Además está en marcha la preparación del catastro catalán, que sustituya a la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda. “No es tan urgente, pero también es importante”, para registrar y evaluar el valor de los bienes inmobiliarios y cobrar impuestos en función de ese valor.