Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Cataluña pretende saltarse una orden de la Comisión Europea para llevar agua del Ebro a 43 municipios de Lleida utilizando el canal Segarra-Garrigues

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Ebro ha aprobado el abastecimiento de agua procedente del río a un total de 43 municipios de Lleida, 39 de ellos procedentes de la propia cuenca del Ebro. Este suministro llegará a través del canal Segarra-Garrigues, tal y como ha pedido la Generalitat de Cataluña. El gobierno de Montilla se salta así una ley medioambiental europea, que había bloqueado el proyecto este verano. El pasado 22 de julio, la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión, comunicó a los gobiernos nacional y autonómico que la construcción del canal Segarra-Garrigues, financiada por el ministerio de Medio Ambiente, debía ser bloqueada hasta que el proyecto no cumpliese con la legislación medioambiental comunitaria. De no detener las obras, intervendría en el asunto el Tribunal de Justicia de la UE, que podría sancionar a España con una multa "muy elevada". Ante este aviso, el Ejecutivo mandó bloquear la construcción del canal. Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial Autonómico, las obras siguen su curso con el objetivo de que el proyecto esté totalmente terminado en 2013, aunque ya hay varios tramos totalmente operativos. Precisamente, la Generalitat de Cataluña solicitó a la Confederación Hidrográfica del Ebro que el abastecimiento de 43 municipios de Lleida se realizara a través de uno de los tramos del canal que ya están en funcionamiento. Este confidencial se ha puesto en contacto con la propia confederación, que ha explicado que "este proyecto de abastecimiento lleva redactado por la Generalitat desde hace tiempo, pero con la construcción del canal Segarra-Garrigues se ha tenido que firmar un nuevo convenio, ya que el gobierno catalán quería que el agua pasase por ahí". Finalmente, el suministro ha sido aprobado por el ministerio de Medio Ambiente, a estancias de la Confederación Hidrográfica y de la propia Generalitat, por lo que el bloqueo al canal ha quedado olvidado. La decisión viene acompañada por la polémica, ya que, además del cambio de recorrido para el abastecimiento, la resolución incluye la llegada de agua procedente del Ebro a cuatro localidades que no forman parte, "en su totalidad", de la cuenca del río. Las fuentes consultadas explican que "esto es una decisión del Estado y la confederación poco tiene que decir". Además, explican a ECA que "esto no quiere decir que los municipios de Teruel vayan a quedarse sin suministro:lo que pasa es que todo lleva su tiempo, son decisiones de los gobiernos central y autonómico y hay gente que quiere sacar provecho de estas decisiones haciendo demagogia".