Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Cataluña dispersa a presos georgianos de “peligrosidad extrema” y formación paramilitar

Cataluña

Diez condenados por crimen organizado protagonizaron graves incidentes en la cárcel Modelo de Barcelona y fueron trasladados a otras prisiones catalanas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los funcionarios del centro penitenciario de hombres de Barcelona tuvieron que hacer frente hace días a las amenazas, empujones y desobediencia de varios internos de nacionalidad georgiana, condenados por formar parte de bandas criminales con formación paramilitar. Para evitar nuevos incidentes, la Dirección General de Servicios Penitenciarios de Cataluña ha decidido dispersarlos por varias prisiones de la comunidad autonóma.

Mapa de las prisiones de Cataluña, y patio de la cárcel Modelo de Barcelona. Mapa de las prisiones de Cataluña, y pasillo de la cárcel Modelo de Barcelona.

Los hechos comenzaron en la tarde del 2 de enero. A la hora de la apertura de las celdas de la antigua cárcel Modelo (hoy Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona), los reclusos georgianos Patrik M. y Duhmishkan D. amenazaron y empujaron a un funcionario de prisiones, según relata a El Confidencial Autonómico Juan Luis Escudero, responsable del sindicato CSIF de Prisiones en Cataluña.

El funcionario que estaba siendo amedrentado por esos dos reclusos fue rodeado por otros presos, también de nacionalidad georgiana. Gracias a la intervención de otros funcionarios de servicio, los dos primeros internos que provocaron los incidentes fueron aislados en el Departamento Especial de la cárcel.

Otros georgianos que cumplen condena en este centro penitenciario acudieron a ese departamento a exigir el retorno de sus compañeros y también empezaron a increpar a los funcionarios. Finalmente, también Gio H. y Dimitar D. fueron trasladados a ese Departamento Especial, en la sexta galería.

Sin embargo, los hechos no se quedaron ahí. Al dí siguiente, los internos procedentes de Georgia amenazaron con provocar violentos altercados si no conseguían hablar con el director de la prisión. Los cuatro cabecillas principales fueron también aislados para cortar de raíz sus instigaciones a amotinarse.

Miembros de bandas de crimen organizado

Desde el sindicato de funcionarios de prisiones, Escudero revela a El Confidencial Autonómico que la decisión de la Dirección General de Servicios Penitenciarios de la Generalitat -responsable de las prisiones de Cataluña, ya que el Estado cedió las competencias a esta comunidad autónoma- ha sido tajante: dispersar a los presos georgianos más problemáticos por otras cárceles catalanas.

La situación ya está controlada, porque se los ha distribuido por otras cárceles, como Quatre Camins [La Roca del Vallès, Barcelona], Brians 1 y Brians 2 [ambas en Sant Esteve de Sesrovires, en Barcelona]”, explica este funcionario de prisiones, que precisan que han sido diez presos georgianos implicados en estos incidentes -los cabecillas más destacados de este conato de motín- a los que se les han aplicado estas medidas de seguridad excepcionales.

El perfil de estos presos es el que provoca esta alarma entre los trabajadores de la cárcel Modelo: se trata de hombres procedentes de Georgia, condenados por formar parte de bandas de Europa del Este dedicadas al crimen organizado que han delinquido en España. Por los delitos cometidos y por su “formación paramilitar”, han sido catalogados por las autoridades penitenciarias como reclusos de “peligrosidad extrema”.

Repartirlos por varias cárceles para evitar que se agrupen

La falta de personal (han despedido a 500 interinos), de medios y de equipamiento son algunas de las razones que el sindicato CSIF esgrime para explicar que no pueden hacer frente a este tipo de presos violentos. También culpan a la propia cárcel Modelo, vieja y sobremasificada, en la que los internos “se hacinan en galerías”.

Además, según afirma Juan Luis Escudero a El Confidencial Autonómico, este centro penitenciario carece de un módulo de aislamiento donde recluir a los presos problemáticos.

En el caso de este grupo de georgianos, se vuelven problemáticos cuando se junta un grupo importante. “Son muy gregarios, cuando uno se planta ante los funcionarios, el resto se lanza a apoyarlo”, afirma para explicar el comportamiento de estos reclusos.

Por eso, las autoridades penitenciarias de Cataluña han tomado esta decisión de repartirlos por varias cárceles de Cataluña, que recuerda a la política de dispersión aplicada a los miembros de la banda terrorista ETA. Escudero resume en una frase el objetivo de esta drástica medida: “Se les dispersa para neutralizarlos”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·