Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Lluvia de críticas al president después de su viaje

ERC y la CUP contra Puigdemont por su discurso en Bruselas

Los republicanos consideran un error vincular la independencia al apoyo de Europa y los anticapitalistas exige un proyecto fuera de la UE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A Carles Puigdemont no paran de surgirle problemas después de su viaje a Bruselas. Se le ha acusado de fracasar en la convocatoria, de no ser recibido por ninguna autoridad europea y, además, de intentar ocultar ese pinchazo llenando la sala de conferencias de independentistas. Ahora, las críticas vienen de sus propios socios: ERC y la CUP.

Carles Puigdemont y Raül Romeva. Carles Puigdemont y Raül Romeva.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes bien situadas en Junts pel Sí, la estrategia llevada a cabo por Puigdemont en su viaje a Bruselas no ha dejado satisfechos a importantes integrantes del gobierno catalán ni tampoco al grupo parlamentario de la CUP, de cuyos votos depende la continuidad del president.

A priori, la visita de Puigdemont al Parlamento Europeo iba a ser para reivindicar, ante los máximos mandatarios continentales, la independencia de Cataluña y la celebración irrevocable de un referéndum de secesión. En esos términos, de hecho, se expresaron Oriol Junqueras y Raül Romeva, pero el president fue más cauteloso.

En concreto, el convergente aseguró que, en ese proyecto, la ayuda de Europa era imprescindible y, de hecho, “debía formar parte de la solución”. Además, añadió, que el objetivo de la conferencia no era “exigir”, sino “explicarse”, y que el proyecto soberanista catalán es absolutamente “europeísta” porque la Generalitat aspira a continuar en la UE.

Ese tono conciliador, que mantuvo posteriormente en la entrevista para Euronews, donde además anunció que él no buscaba una “independencia”, sino una “interdependencia” manteniendo las actuales “relaciones de cooperación bilateral”, ha provocado, en los últimos días, una lluvia de críticas al president a nivel interno.

ERC: “La independecia no depende de Bruselas”

Desde ERC critican a Puigdemont, más que en el fondo, en las formas de presentar ante Bruselas el proyecto independentista.

Los republicanos admiten que el president habló de la celebración del referéndum con independencia de lo que diga el Gobierno de España, pero supeditó el éxito del proceso de separación al apoyo del Parlamento Europeo y de la propia UE.

Un mensaje que, en opinión de las fuentes consultadas, pone las cosas muy fáciles a aquellos que están en contra de la independencia: “Le hemos dicho al Gobierno que acuda a Bruselas para paralizar el referéndum”, se asegura en privado.

CUP: “No hace falta ser europeos”

La CUP, por su parte, recuerda al president que ellos, desde las negociaciones para la investidura de hace un año, dejaron claro que la independencia de Cataluña no tenía que estar supeditada a un proyecto europeo.

Los cuperos, abiertamente anti-europeistas, consideran las declaraciones de Puigdemont como una traición, y así se lo habrán saber en comparecencias públicas y también en el Parlament.

Todo ello, cuando el partido de izquierda radical aún tiene que decidir sobre si dar, o no, su apoyo a los presupuestos presentados por la Generalitat...

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·