Domingo 30/04/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

El 22 y el 23 de abril

La Generalitat de Cataluña saca los libros a las calles de Madrid en Sant Jordi

Instalará un puesto ante la sede de su delegación en la calle Alcalá en el que también ofrecerá rosas y vermut

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como cada año, el próximo 23 de abril las calles de toda Cataluña se llenarán de puestos que venden libros y rosas por el día de Sant Jordi. Esta tradición tan arraigada en las ciudades y pueblos de Cataluña la “exportará” este año a Madrid la Generalitat.

Puesto con libros y rosas de Sant Jordi en Barcelona. Puesto con libros y rosas de Sant Jordi en Barcelona.

Es una de las imágenes más típicas de cada 23 de abril: las Ramblas de Barcelona repletas de gente que compra libros y rosas para sí o para regalar entre puestos adornados con la senyera cuatribarrada de Cataluña.

Este año, la imagen se verá -a escala reducida, claro- en pleno centro de Madrid, en la calle Alcalá. Madrid y otras muchas ciudades también cuentan ese día con puestos de librerías y grandes almacenes que venden con descuento los libros.

La Delegación de la Generalitat de Cataluña en la capital de España ha decidido celebrar Sant Jordi, y no sólo el 23 de abril, sino durante dos días instalará un puesto típico de esta festividad típicamente catalana.

Lo organizará la Delegación de la Generalitat y el Centro Cultural Librería Blanquerna, que tienen su sede en la calle Alcalá. Asguran que con la “conveniente autorización de la autoridad competente” colocarán esos dos días un puesto para vender libros, regalar rosas y también ofrecer vermut, ya que el tomar esa bebida de aperitivo es otra de las tradiciones típicas por Sant Jordi.

En el boletín de la Librería Blanquerna -la misma que fue asaltada por ultraderechistas en la Diada del 11 de septiembre de 2013-, el delegado de la Generalitat (y ex consejero de Cultura) Ferran Mascarell explica que este año han decidido organizar este evento “con la ilusión de hacer posible que con los libros y con las rosas que los acompañan, nuestra convivencia será más rica en matices y en diversidad, más fuerte en civismo y muchísimo más madura para afrontar un futuro que se presenta, sin duda, complejo”.