Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

El Gobierno ha contactado con los compañeros de los cooperantes secuestrados para recriminarles sus críticas a los 'chivatazos' de Fernández de la Vega

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado viernes, el portavoz de la ONG Barcelona Acción Solidaria expresó el malestar reinante en la organización por la "falta de discreción" de María Teresa Fernández de la Vega que, tras la liberación de Alicia Gálvez, facilitó una serie de datos sobre las negociaciones con Al Qaeda. Sin embargo, los compañeros de los cooperantes secuestrados han tenido que dar 'marcha atrás' en sus acusaciones tras un toque de atención del Gobierno. "Hemos estado tres meses callados, respetando el pacto de discreción que nos pidió el Ministerio de Asuntos Exteriores y ahora vemos que Teresa Fernández de la Vega da a conocer las pruebas de vida que se han facilitado, y que también se ha publicado en un medio de comunicación un vídeo y una fotografía". Con estas palabras reflejó Josep Ramón Giménez, responsable de comunicación de la ONG, el enfado de los miembros de Acción Solidaria con la vicepresidenta del Gobierno. Horas después de estos reproches, la directiva de la asociación se reunió para elaborar un nuevo comunicado que salió a la luz pública el sábado. En el escrito, los compañeros de los cooperantes secuestrados afirmaban "seguir fieles" al Gobierno y "respetar todas sus decisiones, sin cuestionar sus métodos de actuación". Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, este drástico cambio de discurso se debe a una llamada que los responsables de la ONG recibieron la tarde del viernes por parte de un alto cargo del Gobierno, que reprochó las palabras del portavoz. "Se pusieron en contacto con nosotros para pedirnos explicaciones: no entendían nuestro enfado y querían aclarar lo sucedido", explica a este confidencial una voz autorizada de Barcelona Acción Solidaria. La misma fuente explica que, durante la conversación telefónica, "intentamos explicarle al Gobierno que el motivo de nuestro enfado era la falta de discreción de la señora De la Vega, a lo que ellos nos respondieron que debíamos tener en cuenta que desde la administración es necesario dar información a la opinión pública, sin que ello sea perjudicial para nuestros compañeros". Así las cosas, los responsables de la asociación decidieron rectificar en sus acusaciones y mostrar todo su apoyo al Gobierno. "Fue todo un malentendido, un momento de enfado, pero estamos al cien por cien con ellos, y tampoco vamos a contar nada que pueda dificultar sus gestiones", concluyen las fuentes consultadas.