Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

JP Morgan pone en duda el “España nos roba” de la Generalitat de Cataluña

Cataluña

El banco de inversión estadounidense admite que el Estado podría reducir el déficit fiscal de esta comunidad, aunque abriría un conflicto entre regiones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada, el mayor banco de Estados Unidos distribuyó un informe en el que recomendaba a sus clientes no invertir en deuda española. La razón de este miedo al bono español es la inestabilidad política que podría imperar en España en los próximos meses y años debido, principalmente, a dos causas: el ascenso de Podemos en apoyo popular y el proceso soberanista en Cataluña.

Artur Mas (en el centro), entre el rey Felipe y Mariano Rajoy, en una Conferencia de Presidentes Autonómicos. Artur Mas (en el centro), entre el rey Felipe y Mariano Rajoy, en una Conferencia de Presidentes Autonómicos.

En su informe, JP Morgan advierte a sus clientes de “las expectativas de que la incertidumbre política crezca a nivel tanto regional como central en España”, por lo que recomienda no comprar bonos y letras españolas.

Además de la posibilidad de que Podemos llegue al poder de la mano del PSOE e imponga su “programa económico radical”, los analistas Gianluca Salford y Marco Protopapa señalaban -antes del 9 de noviembre- que la consulta sobre la independencia de Cataluña y el avance del proceso soberanista también podían generar nerviosismo entre los inversores, por lo que animaba a inclinarse por la deuda irlandesa antes que por la española.

Margen para más autonomía fiscal de Cataluña

Tal y como ha podido comprobar El Confidencial Autonómico, el documento distribuido por JP Morgan va más allá de hacer una valoración general sobre la incertidumbre que el independentismo catalán provoca en el conjunto de España. También aborda el que sin duda es uno de lo argumentos principales de los partidarios de la secesión de Cataluña: el “déficit fiscal”.

La principal conclusión del informe es que el banco con mayor valor bursátil del mundo pone en duda el conocido lema, impulsado desde los partidos independentistas y desde la Generalitat de Cataluña, del “España nos roba”. “La percepción de injusticia en la transferencia fiscal desde/a Cataluña no está totalmente respaldada por los datos”, aseguran los analistas de JP Morgan.

Es decir, el banco de inversiones estadounidense admite que puede haber cierto déficit fiscal entre las transferencias y las inversiones, pero asegura que los datos niegan esa “percepción de injusticia” que fundamente lo que los nacionalistas catalanes tildan de “expolio” del resto de España a Cataluña.

Lo que sí admiten los analistas de JP Morgan es la posibilidad de poder llegar a un acuerdo en la línea del pacto fiscal: “El intento de conceder a Cataluña más autonomía fiscal mediante la reducción del déficit fiscal catalán parece manejable desde una perspectiva global”.

Es decir, contra lo que el Gobierno de Mariano Rajoy y otras comunidades autónomas señalan, un pacto fiscal -que no necesariamente tendría que ser como el concierto vasco y el convenio navarro- no sería inviable sino que el Estado podría asumirlo, según Gianluca Salford y Marco Protopapa, los analistas de JP Morgan.

Un conflicto entre regiones ricas y pobres

En el informe consultado por ECA, el banco de inversiones explica que si bien sería posible conceder una mayor autonomía fiscal a Cataluña desde el punto de vista financiero, las dificultades serían más bien políticas.

En concreto, JP Morgan asegura que un acuerdo “ad hoc” entre el Estado y el gobierno de Cataluña “corre el riesgo de provocar un conflicto general entre las regiones ricas y pobres de España a cuenta de las transferencias fiscales”.

Cabe recordar que cualquier propuesta de reducir la contribución de los catalanes a las cuentas comunes ha desatado inmediatamente la misma reclamación por parte de los gobiernos de Madrid y Comunidad Valenciana, por ejemplo, lo que consecuentemente ha provocado las críticas de regiones más “pobres”, como Extremadura y Andalucía.

A pesar de este difícil equilibrio sobre la financiación autonómica, el informe del banco estadounidense apunta que al final lo más probable será una negociación que suponga un completo replanteamiento del sistema de transferencias fiscales entre el Estado y las comunidades autónomas en España.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·