Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Los familiares de los cooperantes secuestrados en Mauritania vetaron una campaña de la ONG Barcelona Acción Solidaria para presionar al Gobierno en el Congreso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace un mes, los compañeros de Roque Pascual y Albert Vilalta mantuvieron reuniones con parlamentarios catalanes para que preguntaran al Gobierno en el Congreso de los Diputados cómo estaban las negociaciones con Al Qaeda y Burkina Fasso. La campaña de presión al Ejecutivo que adelantó en exclusiva El Confidencial Autonómico -vea aquí esta información- se truncó en el último momento al enterarse los familiares de las intenciones de los miembros de Barcelona Acción Solidaria. Una voz autorizada de la ONG explica lo sucedido: "No vieron con buenos ojos nuestra idea, y nos pidieron que no politizásemos un asunto tan delicado como el del secuestro de Albert y Roque. Por supuesto, respetamos y aceptamos su decisión y no hicimos nada". La misma fuente, consultada por este confidencial, reconoce que en su decisión también influyó el viaje de Miguel Ángel Moratinos a Mauritania: "nos pilló totalmente por sorpresa, pero lo interpretamos como una muestra de interés por parte del Gobierno. Nuestro objetivo es que este asunto no caiga en el olvido, y lo cierto es que hasta esa visita el tema había estado muy parado". No obstante, las palabras del ministro de Asuntos Exteriores no han contribuido a levantar los ánimos entre los compañeros de los cooperantes secuestrados: "El discurso es siempre el mismo, lo que nos hace pensar que no hay avances en las negociaciones con los terroristas". Este martes, el propio Moratinos se trasladó a Burkina Fasso para preguntar al presidente del país africano las últimas novedades sobre las conversaciones con los terroristas. El dirigente le reconoció que la liberación de Albert Vilalta y Roque Pascual se estaba alargando más de lo esperado, algo que sus compañeros ya sabían gracias a sus confidentes en Mali -amplíe aquí esta noticia-.