Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

“Que no se vuelva a repetir lo del año pasado”. Los Mossos intensificaron la vigilancia por la victoria del Barça a petición del ayuntamiento, aunque no evitaron el vandalismo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ayuntamiento de Barcelona, dirigido por el socialista Jordi Hereu, ha quedado "satisfecho" con la actuación de los Mossos d´Esquadra contra los vándalos que aprovecharon la victoria liguera del Barça para llevar a cabo actos violentos. Los daños de esta 'celebración' son mucho menos cuantiosos que en 2009. Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el consistorio se puso en contacto con la policía autonómica para transmitir el siguiente mensaje: "Hay que extremar las medidas de seguridad para evitar disturbios como los del año pasado". Personas cercanas a los Mossos d´Esquadra, confirman que "en esta ocasión se ha mejorado la prevención. Se acotó mejor la zona y se empleó más efectivos de paisano para identificar a los alborotadores". Las mismas fuentes, consultadas por este confidencial, aseguran: "Sólo hay que comparar el número de detenciones tras la celebración de la Liga del año pasado con la de ésta para darse cuenta del importante dispositivo policial montado en torno a Canaletas. Si en 2009 fueron arrestadas 63 personas, el domingo pasaron por comisaría 104". Además, según el propio ayuntamiento, "los daños ocasionados por los disturbios son mucho menos cuantiosos que en 2009, cuando se tuvo que gastar 100.000 euros del presupuesto municipal en reparar el mobiliario sobre el que atentaron los aficionados". Pese a no confirmar el cálculo final de desperfectos, el consistorio ha confirmado que se presentará como acusación particular contra todos los seguidores barcelonistas detenidos por la policía autonómica. Asimismo, ha detallado las actuaciones preventivas de la Guardia Urbana, que decomisó 3.000 latas de cerveza y 677 botellas de bebidas alcohólicas a los vendedores ambulantes que se acercaron a los alrededores de la Plaza Catalunya, donde está situada la fuente de Canaletas. Precisamente, contra este lugar de celebración se han levantado asociaciones de comerciantes y sindicatos policiales. Los primeros aseguran que escenas como la vivida el domingo "dañan la imagen de la ciudad", mientras que los segundos han pedido directamente a la consejería de Interior que mande cambiar el lugar de festejos de los aficionados culés.