Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Musavi arrasó a Ahmadineyad en España: problemas en Barcelona con el escaso personal diplomático y en Marbella y Málaga no se pudo votar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En España hay unos 12.000 ciudadanos iraníes. Sin embargo, en nuestro país, poco más de quinientos votaron en las elecciones por coincidir las votaciones en viernes, día laborable. La comunidad iraní tuvo problemas para votar en Barcelona, por la escasez de personal diplomático, y en Málaga, donde no hubo urnas ni posibilidad de voto por correo. La colonia iraní en España, compuesta fundamentalmente de estudiantes y personal cualificado (ingenieros), está radicada ante todo en Madrid, Barcelona y el eje Málaga-Marbella. El hecho de que los comicios fueran en viernes, día laborable en España, impidió que votaran más ciudadanos iraníes. Las votaciones se llevaron a cabo presencialmente, sin haber lugar para el voto por correo. En Madrid se votó en el consulado, en tanto que en Barcelona, la Casa Asia -entidad pública- cedió sus instalaciones. En la Ciudad Condal, dada la escasez de personal diplomático iraní acreditado en España, diversos estudiantes y jubilados iraníes de confianza fueron los responsables de la mesa electoral. Los exiliados persas tras la revolución de Jomeini -1979- siguen teniendo, en su mayor parte, nacionalidad iraní. Fuentes expertas aseguran a El Confidencial Digital que, contra lo que se ha publicado, el ministro Moratinos -pese a llegar de Luxemburgo el lunes por la noche-, no se ha reunido con el embajador iraní. El actual embajador termina su embajada el próximo lunes y, en los últimos tiempos, ha formalizado su despedida ante, entre otros, el rey don Juan Carlos. Del ministro Moratinos se despedirá en sede ministerial hoy jueves. El embajador iraní no vuelve a Teherán por causa de la renovación del Ejecutivo en Irán sino por cumplimiento de mandato. Este martes ofreció una cena para despedirse de miembros del cuerpo diplomático acreditado en España y de algunos periodistas. Los corresponsales destacados en Teherán son monitoreados desde la embajada en Madrid.