Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

El PP catalán convertirá la inmigración ilegal en un ‘tema estrella’ de la campaña electoral de 2011. Se centrará en la prohibición del ‘burka’ y del empadronamiento de 'sin papeles'

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La inmigración ilegal va camino de convertirse en un filón electoral para el Partido Popular catalán. Los sondeos de opinión muestran que la llegada de 'sin papeles' se sitúa, oleada tras oleada, en los primeros puestos del índice de preocupaciones que elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Los 'populares' pondrán en marcha una 'agresiva' campaña en esta materia: No al 'burka', No al empadronamiento de ilegales, no a las mezquitas clandestinas. La inmigración ilegal y los problemas de integración social derivados de ella se encuentran actualmente en el cuarto puesto de preocupaciones de los catalanes, sólo superado por el estado de la economía y los escándalos de corrupción política. Son datos del último estudio del CIS del mes de marzo de 2010. El PP catalán quiere convertir esta problemática en uno de sus 'caballos de batalla' electorales de cara a las municipales de 2011. La mayoría de municipios catalanes tienen un índice de inmigrantes ilegales superior a la media nacional. Según fuentes bien situadas de los 'populares' de Cataluña, consultadas por este confidencial, esto puede significar un importante "rédito electoral" en aquellas zonas donde más se evidencia la falta de integración de 'ilegales'. Los argumentarios en los que se basarán los programas electorales del PP catalán, según indican las mismas fuentes, "aún están en fase de diseño", aunque "puede decirse que el control de la llegada de 'sin papeles' se convertirá en una de las materias centrales de la campaña, además del paro y la crisis" concluyen. Entre las medidas a destacar que propondrán los 'populares' al electorado se encuentra, por ejemplo, el no empadronamiento de ilegales -medida que ya se ha puesto en marcha en el municipio catalán de Vic-, la prohibición de vestir el 'burka' islámico en lugares públicos o la clausura de las cada vez más frecuentes mezquitas clandestinas. En cuanto al 'burka', las fuentes consultadas afirman que "en el pasado sólo podían verse en reductos marginales muy localizados, pero en los últimos años ya se pueden ver en zonas de alta concentración turística como el distrito de Ciutat Vella -Puerto Marítimo- de Barcelona".