Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Una delegación del PSC viaja a Escocia para ‘tomar nota’ sobre el referéndum. Los socialistas catalanes se reúnen con los defensores de la continuidad del país dentro del Reino Unido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Partido Laborista en Escocia se ha mostrado contrario a la ruptura con Gran Bretaña desde que empezó el movimiento por el referéndum, previsto para 2014. Sus planteamientos se han convertido en una referencia para el PSC, que ha enviado una representación a la conferencia política de los laboristas, recién clausurada. Los socialistas catalanes han acordado que seguirán "de cerca" el proceso escocés y afirman que en el debate soberanista entre Cataluña y España "no se trabaja con argumentos claros".

“El camino a seguir no es Kosovo, con sus declaraciones unilaterales: es Escocia, una consulta legal acordada”. Ésta es una de las ideas que se han traído los miembros del Partido Socialista de Cataluña (PSC) de su viaje a Inverness, en Escocia, donde han participado en la conferencia política de los laboristas escoceses, centrada en el referéndum soberanista que celebrarán en 2014.

Según fuentes consultadas por El Confidencial Autonómico, la delegación del PSC encabezada por el diputado Jaume Collboni y la secretaria de política europea del partido, Esther Niubó, ha intervenido en varios foros de debate y encuentros con políticos escoceses durante el pasado fin de semana. Ha habido reuniones con diputados laboristas, sindicatos y con los dos líderes laboristas en Reino Unido: la escocesa Johann Lamont y el británico Ed Miliband.

Según fuentes consultadas, la intervención de Esther Niubó ante el plenario el pasado sábado se centró en la voluntad de los socialistas catalanes de que exista “una consulta legal y acordada” entre Cataluña y España. También apostó por “la vía federalista” y por el mantenimiento de la región catalana “dentro de la Unión Europea”.

Desde el PSC recuerdan que uno de sus puntos de confluencia es el “respeto a una consulta legal y acordada entre gobiernos” y la “defensa de la vía no independentista”. También indican que las colaboraciones entre los dos partidos están vigentes “desde hace meses”, ya que son “partidos progresistas en la oposición”.

El derecho a decidir y el referéndum

Tanto Collboni como Niubó comentaron el desarrollo de la cita en Escocia haciendo hincapié en lo ejemplar del planteamiento escocés respecto al del ‘derecho a decidir’ tal y como se debate en Cataluña. En palabras de Collboni, “no se está trabajando con argumentos claros, sino con discursos fundamentados en el miedo y en la confrontación”.

Otra de sus inquietudes comunes es el “reconocimiento de las naciones catalana y escocesa en España y el Reino Unido” respectivamente, y también “dentro de la Unión Europea”. Los socialistas catalanes también se trajeron de su fin de semana en Inverness la constitución de un comité de enlace con los laboristas para monitorizar “de cerca” la campaña del referéndum escocés del 18 de septiembre de 2014.

Como muestra de las buenas relaciones entre los socialistas catalanes y los miembros del Partido Laborista escocés, queda pendiente organizar una visita del secretario general del PSC a tierras británicas.

El modelo escocés... O el bávaro

Además del modelo escocés, otro de los planteamientos que más gustan tanto en Ferraz como en Cataluña es la vía alemana de Baviera. Tal y como contó ECA, tanto la directiva del PSC como Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE, han coincidido en tomar el ejemplo bávaro como una posible solución para el socialismo catalán.

¿Qué es lo que atrae a los socialistas del modelo bávaro? En Baviera no existe la CDU de Angela Merkel: la Unión Social Cristiana (CSU), con aspiraciones nacionalistas, gobierna el ‘lander’ desde hace 67 años y es socio de la canciller en el Bundestag, donde se agrupan bajo la denominación CDU/CSU.

Esta ‘solución bávara’ que se ve con buenos ojos en Ferraz y en Barcelona no significaría romper el acuerdo que posibilitó el nacimiento del PSC en 1979, sino reformular sus bases. Con esta nueva posibilidad, seguiría operativa la alianza con el PSC, de modo que no habría que crear la federación catalana del PSOE.

La dirección del PSC tiene clara su opción por ahora: continuar vinculados a España en un modelo federal, algo que también apoya el PSOE.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·