Martes 28/03/2017. Actualizado 08:57h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

“Movilización social indefinida y no violenta”

‘Rodea el Parlament’, acampadas, huelga...: propuestas de la ANC si el Estado interviene contra la independencia

Las agrupaciones locales, sectoriales y exteriores de la Assemblea Nacional Catalana apuestan por la “resistencia pasiva” y por proteger TV3 si llegaran a actuar las “fuerzas de ocupación”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Generalitat, los partidos que sostienen su gobierno en el Parlament (Junts pel Sí y la CUP) y las entidades sociales secesionistas mantienen su empeño de avanzar hacia la declaración de la independencia de Cataluña, referéndum mediante. De ahí que las bases de la Assemblea Nacional Catalana hayan lanzado distintas propuestas para reaccionar ante las posibles respuestas que aplique el Estado para frenar este desafío.

Manifestación ante el Parlament en la Diada del 11 de septiembre de 2015. Manifestación ante el Parlament en la Diada del 11 de septiembre de 2015.

A finales del mes de noviembre, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) reunió en Cervera (Lérida) a su Consejo de asambleas territoriales, sectoriales y en el exterior, con representantes de estas agrupaciones repartidas por Cataluña.

En ese encuentro, los miembros de la ANC realizaron distintas aportaciones y reflexiones sobre la campaña que esta entidad ha lanzado para convencer a la mayoría de catalanes de que voten “sí” a la independencia en el referéndum que pretenden celebrar este 2017. Además, plantearon otras muchas ideas sobre el proceso independentista.

Acciones del Estado: inhabilitaciones, artículo 155...

El Confidencial Autonómico ha podido consultar un documento en el que la Assemblea Nacional Catalan reunió todas estas aportaciones y propuestas, de las que hace un resumen y en parte su Secretariado Nacional (su dirección) asume como propias.

Entre los distintos escenarios y las actuaciones que plantean las bases de esta entidad secesionista -convocante de las grandes manifestaciones en la Diada por la independencia-, hay numerosas menciones a la respuesta que dé el Estado a esta parte final del desafío independentista: la aplicación del artículo 155, la suspensión de la autonomía y de la Generalitat, la detención o inhabilitación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell (ex presidenta de la ANC), e incluso el despliegue de las Fuerzas de Seguridad o las Fuerzas Armadas, a las que tildan de “fuerzas de ocupación”.

Por un lado, las bases de la ANC apuestan por presionar al gobierno de Puigdemont y a los partidos independentistas para que aprueben cuanto antes en el Parlament la Ley de Transitoriedad Jurídica: la norma con la que la Generalitat pretende “desconectarse” de la legalidad española, y que actuaría de “constitución provisional” de una Cataluña ya independiente hasta celebrar un referéndum de secesión, ganarlo y comenzar el “proceso constituyente”.

Pero por otro, plantean distintas respuestas que supondrían la movilización de los independentistas catalanes contra las distintas medidas que ponga el marcha el Estado para frenar la desobediencia y las actuaciones ilegales hacia la separación de Cataluña del conjunto de España.

Rodear el Parlament y ocupar infraestructuras

“Preparar una respuesta social permanente, con una duración indefinida y organizada”, “respuesta definitiva y duradera en el tiempo, en el que habrá que asumir sacrificios”: estos son algunos de los mensajes que plantearon las asambleas territoriales, sectoriales y exteriores de la ANC, y que se han recogido en ese documento consultado por El Confidencial Autonómico.

En caso de inhabilitación de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell; del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont; del todo el gobierno autonómico; o de impugnación de la Ley de Transitoriedad Jurídica, las bases de la Assemblea Nacional Catalana plantean organizar grandes manifestaciones y “concentraciones rápidas”, pero también ocupación de infraestructuras, y además convocar una huelga general y organizar acampadas indefinidas como forma de protesta.

Por supuesto, si la aplicación del artículo 155 de la Constitución implica la inhabilitación del Parlament, animan a que se constituya de inmediato la “Assemblea de Cárrecs Electes” (Asamblea de Cargos Electos), formada por los diputados del Parlament, diputados y senadores en las Cortes Generales, diputados provinciales, concejales municipales, eurodiputados...

Otra de las movilizaciones que proponen, en caso de que el Estado empiece a aplicar medidas más contundentes, es “rodear el Parlament de forma pacífica” para así mostrar su adhesión a las instituciones catalanas.

Resistencia pasiva ante las “fuerzas de ocupación”

Sobre todo, lo que piden las bases de la ANC es que se cree una estructura para poder responder de inmediato, en las calles, a cualquier reacción del Estado contra el proceso independentista. En todo momento plantean seguir las instrucciones centralizadas que decida el Secretariado Nacional de la Assemblea, en coordinación con los partidos independentistas.

Por ejemplo, sugieren que la dirección de esta asociación debe saber “con quién se puede contar”. De ahí que plantee crear un grupo de “voluntarios por la desconexión” que no tenga miedo a movilizarse. Sus prevenciones llegan a indicar que tendrían que crear canales de comunicación que puedan evitar posibles sabotajes (WhatsApp, Telegram), y advierten que algunas instrucciones no deben difundirse a cualquiera.

El escenario de que el Gobierno de España despliegue a las Fuerzas de Seguridad (Policía Nacional y Guardia Civil) e incluso a las Fuerzas Armadas para evitar la secesión también se la han planteado. En caso de intervención de las “fuerzas de ocupación”, como las llaman en este documento, su respuesta será la “resistencia pasiva”.

De hecho, piden que se empiecen a distribuir “protocolos de resistencia civil” entre las bases para saber cómo actuar en estos casos. En varios puntos destacan que esta reacción civil a favor de la independencia será “no violenta”.

Incluso lanzan una propuesta por si el Estado consigue cortar las comunicaciones e interviene los medios de comunicación públicos dependientes de la Generalitat. ¿Respuesta? Salir a la calle para proteger las instalaciones de TV3 y de Catalunya Ràdio.

Y en paralelo, aunque sin entrar en detalles, lanzan la idea de poner en marcha acciones populares “que provoquen descensos en los ingresos del Estado”, incluida la insumisión fiscal: es decir, dejar de pagar impuestos a la Agencia Estatal de Administración Tributaria.