Sábado 22/07/2017. Actualizado 01:00h

  • Ir a RSS
·Publicidad·

Cataluña

Protesta por tener demasiadas funciones en alerta 4 antiterrorista

Queja en los Mossos: agentes antidisturbios, dedicados a seguridad ciudadana

Un sindicato denuncia que decenas de efectivos de la Brigada Móvil (Brimo) están siendo enviados a patrullar en Salou y otros lugares de costa en los que no se prevén altercados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Nivel 4 de alerta antiterrorista, y una unidad especializada dedicada a seguridad ciudadana”: esa es la queja que ha traslado un sindicato a la dirección de los Mossos d’Esquadra ante la situación que un buen número de agentes define como de excesiva carga de trabajo.

Agentes antidisturbio de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra ante unos manifestantes. Agentes antidisturbios de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra ante unos manifestantes.

Dentro de la estructura de la policía autonómica de Cataluña, la Brigada Móvil (abreviada Brimo) es una unidad especializada en labores de mantenimiento del orden público en grandes concentraciones de masas, como eventos deportivos y manifestaciones. También se dedica a hacer controles antiterroristas y otras tareas de alto riesgo.

Desde enero de 2015 los Mossos están en alerta 4, de la escala de un máximo de 5 niveles antiterroristas. Y la queja que expresan muchos agentes de la Brimo es que se está acumulando una carga de trabajo excesiva, con más horas de las establecidas, que se está traduciendo en tensiones y “falta de oxígeno”.

Así lo denuncia el Sindicat Autònom de Policia (SAP) en una carta enviada a la subdirectora de Recursos Humanos de los Mossos d’Esquadra que ha podido consultar El Confidencial Autonómico. Su reclamación es que se reduzcan o se eliminen algunos de los servicios, algunas de las tareas que tienen actualmente encomendados los agentes de la Brimo, y que consideran excesivas.

Demasiados cometidos para la Brigada Móvil

Uno de los principales motivos de queja en esta unidad antidisturbios es que este verano están teniendo que desplegarse en la localidad de Salou, en la costa de Tarragona, y también en otros municipios que también atraen gran número de turistas como Lloret de Mar.

Las fuentes consultadas por ECA aseguran que dentro de Brimo nadie entiende el motivo por el que han sido enviados a Salou y otros municipios de playa. Si bien en el pasado hubo incidentes en Salou con algunos inmigrantes subsaharianos que trabajaban en el top manta, actualmente no está habiendo incidentes ni hay previsiones de ellos.

“Están haciendo labores de seguridad ciudadana, y no es su función”, denuncian desde el Sindicat Autònom de Policia, que lamentan que se esté dedicando a una unidad especializada, cuyos agentes viajan desde el complejo central de Egara (Sabadell) hasta Salou y otros puntos, para ejercer tareas que corresponden realmente a las Unidades de Seguridad Ciudadana (USC) que existen desplegadas por todo el territorio de Cataluña.

Además, lamentan que las decenas de agentes enviados a estos puntos de la costa se suman a otros muchos servicios que la Brimo realiza: ya no sólo se activa para controlar manifestaciones, sino que con la elevación del nivel de alerta por los atentados yihadistas en Europa, están ya desplegados en vigilancias estáticas en infraestructuras y puntos de especial afluencia de personas que pueden ser objetivos de los terroristas.

El envío a realizar funciones de seguridad ciudadana lo ven un “derroche” de recursos humanos y económicos. Y destacan que la Brimo puede ser necesaria en cualquier momento para momentos puntuales. Ponen el ejemplo del tiroteo en Gavá contra dos policías que hace unos días provocó el pánico a que un terrorista yihadista se hubiera escapado con un fusil AK-47: “Se movilizó el GEI [grupo de élite similar a los GEO], dos unidades de ARRO y muchos agentes de Brimo suspendieron de inmediato sus permisos y se ofrecieron a participar en el despliegue para encontrar al autor de los disparos”.

Cubren la carencia en Seguridad Ciudadana

Desde el SAP reclaman a la dirección de los Mossos que reorganice sus despliegues. Ellos achacan el problema al déficit de unos 1.400 agentes de seguridad ciudadana: para cubrir ese déficit, la dirección de la policía catalana echa manos tanto de los agentes de ARRO (Áreas Regionales de Recursos Operativos) como de Brimo, ambos con material y funciones antidisturbios y de intervención en situaciones de especial peligrosidad.

Aunque no se ha dado esa explicación internamente en el caso de los Mossos d’Esquadra, cabe recordar que este verano el Ministerio del Interior ha empezado a desplegar antidisturbios de las Unidades de Intervención Policial (UIP) y también agentes de las Unidades de Prevención y Reacción en puntos de la costa muy turísticos. El objetivo es que se note la presencia policial, para disuadir a posibles terroristas y también para dar tranquilidad a los veraneantes.